Publicidad01

sábado, 27 de septiembre de 2014

Cómo Mandar al Carajo al Dólar Paralelo

Para evitar malas interpretaciones, la expresión "mandar al carajo" se utiliza en este contexto, para significar que se quiere deshacer de algo o alguien indeseable, de una manera contundente.
El dólar paralelo o dólar negro, es una figura utilizada en Venezuela, para fijar un tipo de cambio especulativo, inflado y no oficial, con el que se distorsiona a la economía de este país.
En primer lugar debemos entender, cual es el origen de ese dólar paralelo y quienes son sus beneficiarios, para después proponer una estrategia eficaz, que permita "mandarlo al carajo".
El dólar paralelo nace del control de cambios y se alimenta del exceso de liquidez monetaria existente en Venezuela (billetes y créditos bancarios).

Cabe destacar que actualmente existen 4 tipos de cambio: Cencoex a 6,30 Bs/Us$, Sicad1 a 12 Bs/Us$, Sicad2 a 50 Bs/US$ y el dólar paralelo, que no es oficial, a 100 Bs/US$.  
La liquidez monetaria está compuesta por los billetes físicos que emite el banco central, que para el 19-sept-2014 era de Bs. 527 millardos (MMM) y de otra parte digital (que no existe físicamente), que se registra en cuentas corrientes y/o cuentas de ahorros y es generada por los bancos al otorgar créditos y/o préstamos, que para la fecha indicada, era de Bs. 1.014 millardos [un billón (MMMM) y 14 millardos (MMM)]. Esta situación implica que la Base monetaria era el 34% y el resto de la liquidez que es un dinero crediticio, representaba el 66%, haciendo la suma de estos dos agregados, una liquidez total de Bs. 1.541 millardos.
Eso significa que por cada bolívar real emitido por el banco central, existen 1,92 bolívares digitales adicionales, generados por actividades crediticias de los bancos comerciales.
Cuando las regulaciones al crédito de los bancos comerciales, que son responsabilidad del banco central, son muy flexibles o inexistentes, se relaja el otorgamiento del crédito, porque para la banca entre más créditos y préstamos se otorguen, se pueden cobrar más intereses y comisiones, obteniendo mayor utilidad, lo que hace que muchas veces se ignore el riesgo de que los deudores no puedan pagar sus deudas o se dediquen a actividades netamente especulativas con la moneda y así las carteras crediticias crecen desproporcionadamente con relación a la base monetaria, haciendo creer a algunos que esto es positivo para el país, pero en realidad se está poniendo en riesgo la estabilidad del sistema financiero y de la economía nacional, como ocurrió en 2008 en USA con la crisis del crédito y los CDOs, que dejó a muchos: bancos, aseguradoras, empresas, ciudadanos y gobiernos, endeudados y quebrados.
Cuando a una persona natural o jurídica se le da un crédito fácil o se le aumenta su límite de crédito o línea de crédito: con altos montos, a tasas bajas, a largos plazos y sin las garantías adecuadas, esta persona podría pensar que por efectos de futuras devaluaciones, depreciaciones y/o la inflación, solo tendrá que pagar un monto reducido de sus deudas y entonces para cambiar el dinero sin valor, por un dinero con mayor valor, puede hacer una de estas tres cosas:
1. Solicitar dólares en Sicad2 sin importar su precio, siendo que Sicad2 es un mecanismo de control de liquidez usado en Venezuela, que permite la compra-venta legal de divisas al mayor precio oficial del mercado (50 Bs/U$ actualmente).
2. Dirigirse a Cúcuta (ciudad fronteriza ubicada en Colombia) donde existen más de 300 casas de cambio y cientos de cambistas improvisados,  que colocan una tasa de cambio subvaluada de 20 pesos/bolívar o menos y así proceder a adquirir dólares al precio que sea, que se constituye en el precio ascendente del dólar paralelo.
3. Comprar dólares en el mercado negro al precio que sea (100 bolívares/US$ actualmente), usando el dinero crediticio, mediante trasferencias y operaciones bancarias.

Cabe destacar que al haber esas brechas en los tipos de cambio, puede prevalecer la tentación a especular, comprando las divisas a precios bajos y vendiéndolos a los precios más altos (Sicad2 o paralelo). 
Los bolívares en Cúcuta son utilizados para el contrabando de extracción desde Venezuela hacia Colombia, de tal forma que como son más apreciados y mejor pagados los billetes de altas denominaciones (50 y 100) por representar menores volúmenes físicos, vemos que los bancos locales de Venezuela están pagando a sus clientes los cheques con billetes de 5, 10 o 20 bolívares, porque a pesar de haber exceso de liquidez, hay escasez de billetes, debido a que el multiplicador bancario para el 19-sept-2014 era de 2,92 y quizás el gran volúmen de billetes de alta denominación está en Cúcuta.

A través del contrabando de extracción se fugan del país el 40% de los bienes de consumo en Venezuela, lo cual contribuye a incrementar la inflación y la escasez de esta nación. 

Los beneficiarios de estas actividades especulativas son: Los clientes convertidos en especuladores monetarios-financieros, los bancos prestamistas nacionales, los bancos intermediarios del exterior, los especuladores de las casas de cambio de Cúcuta, los contrabandistas y algunos políticos, por la inestabilidad: económica, social y política que esas acciones generan en Venezuela y Colombia. Por esa razón, muchos se hacen de la vista gorda o promueven estas perversiones, incluyendo a la mayoría de economistas, quienes no cesan de recomendar devaluaciones desde hace 30 años, para que ellos o sus clientes puedan diluir sus deudas y obtener ganancias sin trabajar ni producir nada, manteniendo el paradigma errado de envilecer la moneda, con el pretexto de hacer una supuesta economía competitiva.

Ahora podemos entender la correlación existente entre: control de cambios, alta liquidez, altos volúmenes de crédito improductivo, dólar paralelo, especulación, escasez de bienes y billetes, contrabando e inflación y el interés de algunos entes, en mantener ese control de cambios, expandir la liquidez y devaluar permanentemente la moneda. 
Qué acciones se deberían tomar:
1. Recoger y esterilizar el exceso de liquidez existente en Venezuela y evitar la impresión de más billetes sin respaldo.
2. Evitar que los bancos sigan otorgando créditos de manera alegre e indiscriminada y revisar a los mayores deudores existentes actualmente, para saber si sus créditos fueron usados para obtener divisas en Sicad2 o en el mercado paralelo y tomar las acciones pertinentes.

Si se recoge liquidez de la base monetaria con Sicad2, pero se sigue dando crédito en grandes cantidades, el efecto neto podría ser obtener un mayor incremento de liquidez total y se quemarían las reservas a cambio de nada, perdiendo la eficacia del Sicad2, como instrumento de absorción. De hecho es una mala práctica financiera, dar créditos para comprar divisas, que no se orienten a la economía productiva.  
3. Reducir los límites de crédito bancario y las líneas de crédito, que no se usen en actividades realmente productivas.
4. Solicitar el apoyo del gobierno de Colombia para supervisar y meter en cintura a las casas de cambio, que realizan actividades especulativas con la cartelización y manipulación del tipo de cambio en pesos/bolívar y de ser necesario confiscarles el dinero utilizado para esas actividades irregulares, que fomentan el contrabando de bienes y monedas, en detrimento de la economía productiva de las dos naciones.
5. Hacer que los bancos centrales de los dos países, establezcan un mecanismo adecuado, para definir la tasa de cambio oficial, que sea la utilizada en el intercambio binacional.
6. Buscar asesoría legal nacional e internacional, para determinar si las actividades que promueven el mercado paralelo a través de páginas web son una actividad de tipo terrorista en contra de la economía del país y de ser así, proceder a tomar las medidas necesarias en conjunto con los gobiernos donde estén alojadas esas páginas web y sus promotores. 
7. Continuar con mayor intensidad con la estrategia correcta de fortalecer el bolívar: racionalizando gastos, recogiendo y esterilizando liquidez excedente, reduciendo los créditos bancarios, incrementando las reservas internacionales, unificando los fondos en divisas en el banco central, incrementando la producción y la productividad y controlando y neutralizando a corruptos, ineficientes, contrabandistas y especuladores, sin importar donde se encuentren.

8. En el corto plazo, cuando las variables de liquidez monetaria y reservas internacionales estén en los niveles óptimos, proceder: a estabilizar y a unificar la tasa de cambio y a eliminar el control cambiario, como lo han hecho países quizás menos ricos en recursos naturales, pero más sensatos y exitosos económicamente, como son: Bolivia, Perú, Brasil, Dubai o Noruega, por citar solo algunas naciones, cuyas monedas son estables y no hacen caso a los cantos de sirena de la banca de inversión internacional, que promueve malas praxis monetarias para su beneficio.

Para finalizar incluiré los artículos: 318, 319 y 320 de la constitución nacional de la República Bolivariana de Venezuela, que agregan valor a este tema y que de manera sabia y sintética indican el camino correcto, para tener una economía sana:






  






























Alejandro Uribe: Economía y Política
Ingeniero, Consultor de Empresas e Investigador


Publicación inicial: Sábado 27 de septiembre de 2014


http://auribe-economia-y-politica.blogspot.com/