Publicidad01

domingo, 8 de marzo de 2015

SIMADI es una Herramienta Eficaz para Absorción de Liquidez Monetaria en Venezuela

La economía de Venezuela actualmente está hecha un desastre, por las malas políticas fiscales, que han conducido a los gobiernos del país, a gastar sin límites ni previsión y peor aún por las malas prácticas monetarias de corte Keynesiano/Monetarista, que le han hecho creer a los gobernantes de turno, que aplicando un conjunto de herramientas fracasadas como son: expansión exponencial de liquidez (base monetaria y créditos), endeudamiento, control de cambios y devaluación, que se han convertido en el paraíso para la especulación de todos los tipos y que por esa razón, son promocionadas y defendidas por muchos de los economistas, cuyo ADN es netamente especulativo, en vez de productivo, quienes gozan de visibilidad a través de los medios de comunicación nacional, al no presentar a sus lectores, otras alternativas y visiones más honestas e imparciales.

Estas malas praxis económicas aplicadas en el país reiterativamente en los últimos 32 años, han hecho fracasar las gestiones administrativas a todos los gobiernos nacionales.

A raíz del desorden económico nacional, algunos economistas han sugerido dolarizar la economía, para evitar las devaluaciones y controlar la inflación, pero en mi opinión, adoptar la moneda de otro país para resolver la crisis, no resuelve el problema de fondo y transfiere los problemas monetarios del país emisor, hacia el país que adopta la "solución" y por eso considero que esta salida no sería más que "vender el colchón para evitar infidelidades" y que si esta fuera una solución adecuada, no hubieran caído en la ruina y la crisis los países del Euro llamados "PIIGS", tales como son: Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España, quienes adoptaron al Euro.

Creo que la solución adecuada es estabilizar y fortalecer el Bolívar mediante: disciplina fiscal y monetaria, reduciendo la Liquidez excedentaria e incrementando producción nacional.

La salida a la crisis económica actual en Venezuela debe basarse en los siguientes 4 aspectos:

1. Incrementar las Reservas Internacionales, que eran de US$ 24 millardos al 05-Mar-2015.



2. Reducir la Liquidez monetaria, que era al 27-Feb-2015: Base Monetaria de Bs 864 millardos (41%) y Créditos por Bs 1247 millardos (59%), para un gran total de Bs 2111 millardos y que erradamente continúa su tendencia creciente.


3. Poner a producir en muy corto plazo, toda la capacidad instalada ociosa en bienes, servicios y conocimientos con que cuenta el país y favorecer la inversión productiva en: la agro-industria, minas, plantas de producción, maquinarias, equipos, universidades, para expandir la Oferta Agregada, satisfacer la Demanda interna y a futuro, para exportar los excedentes si los hubiera.

Para cumplir este objetivo de incrementar PIB, se deben colocar en las industrias tanto públicas como privadas a verdaderos gerentes eficientes, que entreguen soluciones y no a "bates quebrados" que solo den excusas.

Esta es la clase de inversión nacional e internacional que requiere la nación, haciendo asociaciones estratégicas, para hacer uso óptimo de sus potencialidades, en recursos naturales, energía, recursos humanos e infraestructura existente.

4. Implantar Disciplina Fiscal y Monetaria: racionalizar gastos, optimizar ingresos, parar la impresión de billetes y el otorgamiento de créditos fáciles, no orientados hacia la inversión productiva.

Simadi que es acrónimo de Sistema Marginal de Divisas, es una herramienta sucesora del Sicad II, que junto a las cuentas en moneda extranjera aperturadas en la banca nacional, son un mecanismo complementario adecuado para absorber y esterilizar la Liquidez existente, mediante la compraventa de divisas.

Una buena práctica para la salud de la economía, es tener mucho cuidado con la entrada de los capitales golondrinas netamente especulativos, que vengan buscando obtener ganancias cambiarias en el corto plazo, manipulando el mercado, con rumores y ventas en corto y no sería válido imprimir ingenuamente más dinero local u otorgar más créditos, para comprar ese tipo de divisas especulativas, debido a que lo más importante es reducir y esterilizar la liquidez actual, que genera una Oferta Monetaria improductiva y distorsionante de la economía, que debería contraerse usando las divisas propias del BCV y sin adquirir nuevas deudas internacionales en moneda extranjera ni vender o comprometer la reservas de oro del país.

Para lograr el objetivo de absorber la Liquidez excedentaria, con tasas de cambio como la marginal actual (178 Bs/US$) no se requieren grandes cantidades de divisas, si calculamos que al 27-feb-15 la Base Monetaria en divisas equivaldría solo a US$ 4,86 millardos y toda la Liquidez existente equivaldría a US$ 11,86 millardos, usando una herramienta de política monetaria eficaz tal como Simadi, para retirar definitivamente la Liquidez excedente y así estabilizar el valor del Bolívar.

Sería un grave error creer que el diferencial cambiario obtenido con Simadi es una ganancia para el BCV y peor aún pensar en financiar gastos y/o déficit fiscal mediante este mecanismo, porque no se podría revertir el error monetario cometido, de expandir irracionalmente la liquidez desde hace más de 10 años y continuaría el país por inercia, empeorando su crisis económica, que es generada actualmente por exceso de Liquidez y deficiencia del PIB.

También se debe tratar de mantener constante la relación que llamaremos V = PibNominal/Liquidez que es el valor del dinero; esto significa que la variable de control endógena llamada Liquidez, se debe ajustar periódicamente de acuerdo al PIB obtenido, para lograr que idealmente el Deflactor del PIB sea 1 y por ende: Inflación = Deflación = 0.

Adicionalmente la relación Liquidez/BaseMonetaria que se conoce con el nombre de Multiplicador Bancario debe estar cerca de 1, para evitar la creación de más dinero inorgánico.

Debe haber más facilidades con el uso de las cuentas nacionales en moneda extranjera aperturadas en los bancos nacionales, permitiendo todas las operaciones necesarias, para dar fluidez al manejo de los fondos y una vez que las variables macro económicas mencionadas anteriormente, estén en los valores óptimos, se debe unificar el tipo de cambio y eliminar el control cambiario, que ha sido un error y que solo ha producido grandes beneficios a especuladores y corruptos.

Las autoridades monetarias y financieras deben actuar con firmeza y decisión, para estar pendientes de evitar que este mecanismo sea saboteado por agentes interesados en mantener la crisis económica, con falsas excusas tales como la de limitaciones de tipo técnico y quienes quisieran ponerle el palo a la rueda, para continuar recibiendo grandes beneficios sin trabajar ni producir nada, solo través de manipulaciones especulativas.

Por último debo concluir con algunas reflexiones, que agregan valor adicional al artículo y que sirven para cambiar algunos paradigmas con los que los especuladores han engañado a los ingenuos:

Si el supuesto "dólar paralelo" en fecha 06-mar-2015 se ¿cotizaba? a 240,45 Bs/US$ y el dólar marginal a 177,90 Bs/US$, con un diferencial absoluto de 66,65 Bs/US$ o sea un 35% en porcentaje, la pregunta es ¿Quién compra en el mercado paralelo, si puede comprar en el marginal, con una diferencia del 35%?.

La respuesta es que solo los: tontos, corruptos, especuladores y/o delincuentes lo comprarían en el mercado paralelo en vez del mercado marginal (Simadi) o de lo contrario, esto confirmaría que la ¿cotización y el mercado del dólar paralelo? son una farsa y que como se ha rumorado por algunos conocedores de estos temas de los bajos fondos, el precio en ese mercado paralelo lo colocan arbitrariamente en Miami, unos "caballeros de ojos saltones, junto a otros caballeros que no tienen ni un pelo de tontos" y ese supuesto mercado negro o paralelo llamado dizque ¿libre? por algunos seudo-expertos en economía, defensores y promotores de la especulación con la moneda, no era más que una forma de manipular el mercado y aprovecharse del perverso y errado control de cambios impuesto desde el 2003 y la mala praxis por expansión exponencial de liquidez hasta llegar a los límites de la economía, donde se presentan singularidades matemáticas, para generar: incertidumbre, caos e inestabilidad y para distorsionar la economía de Venezuela y que la ¿supuesta alta demanda? en el mercado negro era totalmente ficticia, para engañar a los ingenuos, indexando los precios de bienes y servicios al precio dolar negro, el cual solo terminará cuando se termine el control de cambios.






Alejandro Uribe: Economía y Política

Ingeniero Consultor de Empresas e Investigador


Publicación inicial: Domingo 08 de Marzo de 2015


http://auribe-economia-y-politica.blogspot.com/