Publicidad01

lunes, 19 de diciembre de 2011

Salvemos al Mundo de los Fenómenos Climáticos

Algunas de las actividades realizadas por el hombre para procurarse: transporte, energía, alimentos y otros productos y servicios que facilitan su existencia, generan externalidades negativas, que son efectos colaterales perversos y a la vez ponen en riesgo la salud y la existencia tanto de los humanos, como también de las otras especies vivientes que forman la biodiversidad del planeta tierra.

El funcionamiento de los motores a gasolina, hace que se emitan gases como son: Dióxido de Carbono, Hidrocarburos  no quemados como el Benceno por citar solo uno, Hidrógeno, Monóxido de Carbono, Nitrógeno, Óxidos de Nitrógeno, Óxidos de Plomo, Oxígeno y Vapor de agua.

Los motores diesel generan sustancias nocivas tales como son: Dióxido de Azufre, Humos con partículas de hollín en suspensión, Hidrocarburos no quemados y Óxidos de Nitrógeno.

Cuando se quema carbón o combustibles líquidos, como el gasóleo o gasoil y el fueloil, para calefacción, generación de vapor y/o electricidad, dependiendo del tipo de combustible utilizado, se producen y liberan a la atmósfera materiales contaminantes  tales como son: Cenizas, Dióxido de Azufre, Dióxido de Carbono, Hidrocarburos no quemados, Hollines, Metales pesados (Cadmio, Plomo y Zinc), Monóxido de Carbono, Óxidos de Nitrógeno y Trióxido de Azufre.

Las industrias químicas, siderúrgicas, refinerías e Industrias del aluminio, producen: Partículas en suspensión en el aire, Óxidos de Azufre, Óxidos de Nitrógeno, Monóxido de Carbono, Óxidos de Hierro, Fluoruros, Amoníaco, Hidrocarburos gaseosos, Hollín y Vapores de  ácidos como son: ácido Sulfúrico, ácido Nítrico y ácido Fosfórico.

Las actividades ganaderas intensivas, generan grandes cantidades de gas metano, que es un gas de efecto invernadero y liberan al ambiente otros desechos que contaminan el agua.

Los incendios forestales, la quema de: maderas, malezas y hojas de los cultivos de la caña de azúcar antes de su recolección, generan Dióxido de Carbono.

La destrucción de las selvas para extraer madera y la deforestación de las zonas boscosas para destinarlas al pastoreo y a la agricultura, eliminan parte de las plantas que se encargan de convertir el Dióxido de Carbono en Oxígeno a través de la fotosíntesis.

Los basureros de las ciudades que queman sus desechos, generan Dióxido de Carbono y cuando se utilizan rellenos sanitarios para enterrar la basura, al descomponerse estos materiales se produce gas Metano, siendo que estos dos gases van a la atmósfera y contribuyen con el efecto invernadero.

Algunos pocos de los subproductos de las actividades anteriores son inocuos, como por ejemplo los elementos químicos: Oxígeno, Hidrógeno y Nitrógeno, que son componentes naturales del aire, mientras que otros afectan a los humanos produciendo entre otras enfermedades: Cáncer, Alergias, Asma, defectos congénitos, otras afecciones de tipo respiratorio y hasta la muerte, como es el caso que ocurre cuando se inhala una cantidad considerable de Monóxido de Carbono.

Los óxidos de Azufre, Nitrógeno, Carbono y Fósforo, reaccionan con el vapor de agua de la atmósfera y producen ácidos: Sulfúrico, Nítrico, Carbónico  y Fosfórico, que luego caen a la tierra en forma de lluvia ácida, acidificando los suelos y afectando a las plantas y a los animales. Además el Dióxido de Carbono es absorbido por el agua de mar, produciendo la acidificación de los océanos y afectando la flora y la fauna marinas, puesto que reacciona con el Calcio de los corales y otros organismos marinos de tipo vegetal y animal.

El efecto más indeseable y perjudicial producido por las actividades humanas, es el calentamiento global, debido a que los gases generados como son el Dióxido de Carbono, el Metano y el vapor de agua, producen un efecto invernadero, porque crean una capa en la atmósfera que evita que tanto el calor generado en la tierra, como el producido por la radiación solar que incide sobre la superficie terrestre, regrese al espacio por efectos de la radiación y reflexión, lo cual hace que la temperatura se almacene entre la superficie de la tierra y la capa de gases de efecto invernadero, creando una especie de trampa térmica.

Este calentamiento de la tierra hace que se derritan los nevados y los hielos polares, que se aumente la evaporación de los océanos, que se afecten las corrientes marinas y las demás condiciones meteorológicas, de tal forma que se presentan desequilibrios en el comportamiento de las lluvias, las sequías, las nevadas, las tormentas, las mareas y el clima en general.

Hay que destacar que en contraposición al efecto invernadero, la emisión de hollín y óxidos de azufre, producen un efecto llamado el oscurecimiento global, debido a que esos materiales en suspensión en el aire, crean un escudo que refleja parte de la radiación solar en la atmósfera y que no alcanza a llegar a la tierra, compensando de alguna forma el calentamiento por el efecto invernadero, pero aún así la temperatura terrestre sigue en aumento.

De las observaciones anteriores podríamos pensar, que los fenómenos climáticos que producen el descontrol de las lluvias e inundaciones en diferentes lugares del mundo se deben en parte a los efectos del calentamiento global, de tal forma que haríamos un gran favor a la ecología y por ende a la humanidad, si se limitara la emisión de gases de efecto invernadero, para lo cual algunos países preocupados por el problema ecológico, han firmado el protocolo de Kioto, pero hay que tener en cuenta que los países que más contaminan la atmósfera, no se han comprometido a limitar sus emisiones de este tipo de gases y peor aún, aumentan cada año la cantidad de toneladas emitidas.

Algunas de las medidas sugeridas que deberían tomar los gobiernos del mundo para proteger a las personas y a la ecología de los efectos inmediatos y futuros del calentamiento global son:

1. Reducir, restringir y optimizar el uso de los vehículos con motores de combustión interna para transporte de carga y pasajeros.

2. Facilitar y promover el uso del transporte público masivo como es el ferrocarril, el metro y los tranvías.

3. Promover la construcción de vías de ferrocarril en vez de autopistas y carreteras.

4. Reemplazar la generación de energía eléctrica que usa combustibles fósiles como carbón y petróleo, por otras más limpias, tales como son la electricidad generada por energía: hidráulica, solar, eólica y geotérmica.

5. Promover el uso del gas natural y la electricidad para reemplazar: gasolina, carbón, diesel y otros combustibles de origen fósil.

6. Invertir más capital en la investigación de generación de energía limpia, usando el Hidrógeno.

7. Realizar campañas permanentes de concientización en la importancia de la conservación de los recursos naturales y la reforestación de zonas deforestadas.

8. Fortalecer el cambio de la mentalidad consumista actual por una forma de vida menos ostentosa y dependiente de objetos que solo sirven para crear falsas sensaciones de bienestar por poseer bienes materiales, que al final se convierten en estorbos para las personas y en basura para el medio ambiente.

9. Crear conciencia en los ciudadanos de la importancia de la cultura del ahorro y el reciclaje.

10. Aumentar las campañas a través de los medios de comunicación, haciendo énfasis en la conservación del ambiente.

11. Evitar la autorización para construir urbanizaciones en las orillas de los ríos, quebradas, lagos y en los conos de deyección de las vertientes hidrográficas.

12. Reubicación de ciudades, pueblos y urbanizaciones de zonas inundables, geológicamente inestables y donde la temperatura sea muy alta, a zonas de mayor estabilidad geológica e hidráulica y de mayor altitud sobre el nivel del mar, para evitar tragedias por inundaciones y avalanchas futuras y además para disminuir el uso de los equipos de aire acondicionado. Adicionalmente interconectar esos nuevos asentamientos humanos por ferrocarril, para disminuir el consumo de combustibles de origen fósil.

13. Exigir el uso de filtros a las industrias contaminantes y/o que usan combustibles fósiles.

14. Aumentar los impuestos a los vehículos de uso particular, para desincentivar su uso irracional.

15. Es necesario hacer campañas encaminadas a controlar la natalidad, debido a que la sobrepoblación existente, implica una sobreexplotación de los recursos naturales del planeta.

16. Por último invertir capital en la conservación y reforestación de las selvas y bosques existentes en zonas tales como la Amazonía y el África por citar solo algunas regiones del mundo.

Con la puesta en práctica de las medidas anteriores, podríamos lograr un porvenir más promisorio para las generaciones del futuro y la conservación de las especies en el planeta tierra, incluida la especie humana. Estas medidas ecológicas son un equivalente a la construcción del arca de Noé para los tiempos actuales.


Alejandro Uribe: Economía y Política
Ingeniero, Consultor de Empresas

Lunes, 19 de Diciembre de 2011