Publicidad01

domingo, 19 de noviembre de 2017

El Uso de la Política y la Economía para Manipular a las Masas

Es bien conocido que a los ciudadanos se les manipula mediante diferentes medios como son: la religión, la política y la economía entre otras creencias e inventos del ser humano.

En este artículo solo escribiré sobre el uso de algunas estrategias de manipulación de las personas, que provienen tanto de la política, como de la economía y para ello viajaremos en la cuarta dimensión que es el tiempo hacia el pasado, para revisar algunos eventos históricos muy importantes, que han afectado negativamente a países como son: Colombia, España y Venezuela entre otras muchas naciones del mundo, donde se ha observado que sus ciudadanos han sido las víctimas inocentes de todo tipo de sufrimientos, penurias y tragedias humanas, sin haberse percatado que han sido: manipulados, engañados, utilizados, divididos y enfrentados por terceras partes, que son ajenas a los intereses propios de esas naciones y de sus ciudadanos, quienes no obtienen ningún beneficio de estas situaciones creadas de manera artificial, por otros entes.

1. Caso de Colombia:

Después de las guerras de la independencia del dominio español y a mediados del siglo XIX, surgieron dos partidos políticos llamados el partido Conservador, donde sus seguidores eran partidarios de mantener: las tradiciones políticas y religiosas, la esclavitud y los beneficios de solo algunas castas privilegiadas, como lo eran: los esclavistas, los burócratas, los terratenientes, los militares de altos rangos y el clero, quienes se creían con más derechos que los demás ciudadanos y por otra parte el partido Liberal, cuyos seguidores tenían pensamientos contrarios al partido opositor, querían transformar al estado para que hubieran libertades y eran en su mayoría: comerciantes, indígenas, esclavos y artesanos.

Durante todo el siglo XIX, ese país tuvo varias guerras civiles, pero a finales de ese siglo, los conservadores quienes se identificaban con el color azul, ostentaban el poder político, por ser los gobernantes de turno de la nación, aplicaron una estrategia excesivamente discriminatoria, la cual no permitía que ningún ciudadano liberal, quien se identificaba con el color rojo, fuera representante en las instituciones deliberantes existentes, ni tampoco ocupara cargos públicos, de tal manera que no podían ser maestros o profesores y mucho menos: sacerdotes, policías, militares ni otro tipo de funcionario público, porque estos cargos estaban reservados exclusivamente solo para los seguidores del partido Conservador.

Por otra parte, existía un interés por parte del gobierno de USA, de construir un canal que conectara al océano Atlántico con el océano Pacífico, para facilitar el paso de personas y mercancías entre el este y el oeste de esa poderosa nación y las opciones ideales eran hacerlo por Nicaragua o por Panamá, que era una provincia de Colombia y al final, la decisión fue hacer la importante obra de ingeniería por Panamá, debido a que Francia ya había adelantado parte del trabajo con Fernando de Lesseps, quien había sido el constructor del Canal de Suez, pero que fracasó en este proyecto en Latino América y aquí es donde entra en juego el sector financiero con J. P. Morgan, quien era un banquero muy exitoso de Wall Street y quien vio una oportunidad de negocios, para comprar muy baratos los derechos y las acciones de los franceses y otros inversores internacionales sobre la obra inconclusa, para luego venderla a un mayor precio al gobierno de USA.

Debido a la discriminación y a la persecución de los liberales por los conservadores, quienes manejaban el gobierno de Colombia, entre el 17 de Octubre de 1.899 y el 21 de noviembre de 1.902 se produjo una guerra civil entre los seguidores de estos dos partidos, llamada la guerra de los mil días, que produjo más de cien mil muertos en todo el país y dejó al estado colombiano: quebrado, arruinado, destruido y endeudado, debido a que tuvo que pedir créditos a la banca internacional, para comprar armas y otros pertrechos bélicos y así poder mantener al gobierno conservador en el poder, siendo que el presidente en ejercicio en ese período era Don José Manuel Marroquín, quien pertenecía al partido Conservador.

Por otra parte, del lado liberal, el líder rebelde más representativo era el General Rafael Uribe Uribe, quien recibió ayuda económica de algunos países vecinos como fueron: Venezuela, Ecuador, Nicaragua y quizás también de USA, de la mano de J. P. Morgan, para poder mantener una intensa guerra irregular durante tres años, donde "el tío Sam quizás le ayudó al tío Rafa" (metáfora), quien era el líder más reconocido del partido Liberal, que luego fue asesinado a hachazos en Bogotá, el 15 de octubre de 1.914.

Aunque esta confrontación bélica afectó a todo el país, gran parte de esa guerra se llevó a cabo en los departamentos limítrofes con otras naciones vecinas e incluyó a la provincia de Panamá que todavía pertenecía a Colombia, donde la mayoría era de orientación liberal.

Teniendo en cuenta que Colombia estaba: quebrada, arruinada, destruida y endeudada con la banca internacional, el presidente colombiano Don José Manuel Marroquín, aceptó un tratado comercial con el gobierno de USA, para darle una concesión sobre una franja del Istmo panameño, a efectos de construir la vía interoceánica,  lo que le proporcionaba una relativa pequeña cantidad de dinero fresco en dólares y también la posibilidad de cobrar regalías a futuro en divisas, pero como este negocio no era totalmente satisfactorio para los intereses del país, debido a que implicaba la pérdida de soberanía de una franja de 5 kilómetros a cada lado del canal durante un siglo de vigencia de la concesión y el monto ofrecido no era suficientemente atractivo para aceptar esa oferta, el congreso colombiano decidió desaprobar lo que ya había aceptado el presidente José Manuel Marroquín y por tal razón el presidente de USA Theodore Roosevelt, quien más adelante afirmó "I took Panamá" promovió la independencia de ese país y para lograrlo, colocó a su armada en las costas del Istmo panameño y además se procedió a corromper a: políticos, intelectuales, periodistas, militares, diplomáticos y demás funcionarios colombianos, con dinero y promesas de cargos públicos en la nueva nación, logrando que el 03 de noviembre de 1.903 ocurriera la independencia de Panamá, porque en vez de negociar con Colombia, resultaba más fácil negociar con un país nuevo y sin experiencia diplomática, quien aceptó dar la concesión de una zona de 8 kilómetros a cada lado del canal a perpetuidad y además permitir la intervención del ejército de USA en cualquier sitio del país, cuando se considerara necesario.

En Colombia se continúo con las guerras civiles fratricidas y hoy aún después de más de un siglo desde la guerra de los mil días, aún subsiste la división entre los liberales y los conservadores y peor aún, con un enfrentamiento armado actual entre la izquierda y la derecha, en su lucha por el poder político.

Se dice que cuando se reclamó a Don José Manuel Marroquín el haber permitido la separación de Panamá, su respuesta irresponsable fue: "A mí no me pueden atacar los colombianos por los sucesos de Panamá, porque recibí un país y entregué dos".

Entonces aquí vemos como se utilizó: la manipulación, la división, la corrupción, el enfrentamiento de los ciudadanos, los endeudamientos para comprar chatarra militar y la quiebra y ruina de un país, para lograr apoderarse de un activo estratégico muy valioso, como era la posesión de una parte del Istmo panameño, que representaba la mejor alternativa para construir el canal interoceánico, que es un gran negocio por el cobro de los derechos de paso de las naves de todo el mundo y que además representa un gran poder geoestratégico, que afortunadamente y después de muchos conflictos y negociaciones, pasó a ser de nuevo propiedad de Panamá, a partir del año 2.000.

2. Caso de España:

Sobre este caso y sus implicaciones ya escribí anteriormente, en el artículo llamado: La Estrategia de Manipulación de Masas y Ejemplos como: la Guerra Civil Española, la Independencia Catalana y la Crisis de Venezuela y por lo tanto solo incluiré algunas pocas líneas aquí, para ilustrar a los lectores, quienes aún no han visto el artículo mencionado:

Entre 1.936 y 1.939 se produjo la guerra civil española, donde algunos ciudadanos manipulados por intereses geo-estratégicos, llenos de avaricia por el dinero y por el poder, identificados y divididos por los colores azul o rojo:

Nacionales = Don Francisco Franco = Fascistas = Azules

Republicanos = Don Francisco Largo = Comunistas = Rojos

Enceguecidos por el odio y las bajas pasiones humanas, se encargaron de manipular, dividir y enfrentar a los españoles y dejaron a España: destruida, quebrada, en diáspora de sus ciudadanos por el mundo y en la ruina, con la participación de otros países como fueron: Rusia (José Stalin), Alemania (Adolfo Hitler) e Italia (Benito Mussolini), quienes con sus aviaciones militares, ametrallaron y bombardearon a poblaciones civiles inocentes y dejaron cerca de 1.000.000 de muertos de los dos bandos, en connivencia con los líderes nacionales Don Francisco Franco y Don Francisco Largo respectivamente.

Al final de la guerra civil española: Rusia se llevó más de 500 toneladas de Oro, Francia se llevó casi 200 toneladas de Oro, en pago por: armas, pertrechos, alimentos y asesoría y además Alemania e Italia, se garantizaron la neutralidad de España en la segunda guerra mundial (WW2), el paso durante esa guerra de sus naves por el estrecho de Gibraltar, aseguraron el suministro de carbón y acero desde el país vasco, que son minerales necesarios para fabricar armas o equipos militares y también probaron sus: aviones, tanques, barcos, armas y otros equipos bélicos en España, quien puso sus reservas de oro y también las víctimas inocentes y así empezó la segunda guerra mundial, que destruyó a Europa entre 1.939 y 1.945 y también dejó al dictador Don Francisco Franco, como amo y señor absoluto de España, con una dictadura que ejerció entre 1.936 y 1.975 donde se: torturó, encarceló, fusiló, discriminó, deportó y mató de hambre a los ciudadanos del bando perdedor y este es un buen ejemplo de lo que podría ocurrir de nuevo con la crisis secesionista actual de Cataluña, de no haber un diálogo: honesto, racional, inteligente y sincero por parte de sus líderes políticos, para dirimir sus diferencias.

3. Caso de Venezuela:

Al igual que en Colombia, después de las guerras de independencia de España del siglo XIX, el país se vio azotado por guerras civiles lideradas por caudillos, quienes para poder adquirir armas y pertrechos o hacerse de algún dinero, endeudaron al país y a principios del siglo XX (1.902-1.903) las fuerzas navales de: Inglaterra, Alemania e Italia, llegaron al país y bloquearon los puertos de Venezuela, con el propósito de repartirse el territorio nacional, para cobrar las deudas que se mantenían desde las épocas de la independencia y que Don Juan Vicente Gómez honró a cabalidad, junto con toda la deuda nacional al llegar a 1.930, debido a que el bloqueo naval de comienzos del siglo XX había terminado con la firma del protocolo de Washington el 13 de febrero de 1.903 mediante la actuación de USA como mediador y estableciendo un acuerdo de pagar a plazos las deudas existentes, con el 30 % de los ingresos de las aduanas de Venezuela.

Don Juan Vicente Gómez también implantó como moneda nacional el bolívar-oro en 1.918 (hace un siglo), lo que hizo a Venezuela un país próspero hasta 1.973 incluido, cuando Don Carlos Andrés Pérez, quien accedió a la presidencia en 1.974 fue manipulado y convencido por parte de sectores financieros nacionales e internacionales, para eliminar esa moneda que era respaldada y redimible por oro, para implantar un modelo monetario basado en dinero fiat, que es solo deuda y que termina enfermando a la economía de los países que lo utilizan y los hace estériles e improductivos, por permitir expansiones irracionales y astronómicas de liquidez sin valor, haciendo que los gobiernos adquirieran deudas en moneda extranjera, para importar bienes y servicios o para permitir que algunos ciudadanos privilegiados se endeuden en moneda nacional para comprar divisas u otros activos financieros, licuando sus créditos en moneda nacional con inflación y devaluación, pero dejando al país compromisos pendientes en moneda extranjera, que luego pueden ser utilizados por otros entes para extorsionar a la nación.

Debido a errores políticos, a la mala praxis monetaria y financiera aplicada desde hace varias décadas, que se basa en la destrucción del valor de la moneda nacional, que recomiendan algunos ¿asesores? nacionales y extranjeros y también debido a las distorsiones de la economía mundial, con la caída del precio del crudo y con la disminución de los volúmenes producidos, actualmente está ocurriendo una crisis económica importante en Venezuela y una crisis también de deuda pública, que deberá ser reestructurada y/o refinanciada, para poder honrar todos los compromisos de deuda pública, como se ha hecho desde siempre, de acuerdo a los cambios de la economía global, cuyas causas y efectos quizás no sean percibidos ni entendidos por las mentes más brillantes con que cuenta Venezuela y por tal razón, con el propósito de mostrar otras dimensiones del problema, con una visión libre de sesgos, las siguientes reflexiones podrían ser de utilidad:

Es bien conocido que las calificadoras de riesgo funcionan como agentes pagados por los especuladores internacionales, quienes utilizan los rumores y las descalificaciones a voluntad, para producir fluctuaciones en los precios de los bonos de deuda de los países y de otros activos financieros y así obtener beneficios, mediante la manipulación y la creación de caos e incertidumbre, siendo realmente unos terroristas de tipo financiero.

Por esta razón es muy necesario e importante, que PDVSA y la nación, informen y hagan énfasis en todos los pagos que realizan tanto de capital como de interés de su deuda con todo detalle, porque resulta que "en río revuelto hay abundancia de pescadores" y existen intereses irresponsables para dañar tanto la reputación crediticia no solo de PDVSA, sino también de la nación, con el propósito de tumbar los precios de los bonos de deuda vigentes, que tienen altos rendimientos y así poder comprarlos a precios de remate y peor aún, que en caso de default inducido, se pueda justificar una invasión internacional para cobrar la deuda, cuyo objetivo real es facilitar que intereses geoestratégicos ajenos a la nación se apoderen gratuitamente de los recursos estratégicos necesarios para efectuar la tercera guerra mundial (WW3), que son: petróleo, gas, carbón, hierro, aluminio, uranio y oro entre otros minerales, mientras se mantiene a los ciudadanos venezolanos en diáspora por el mundo o: manipulados, divididos, enfrentados y ocupados, tratando de buscar: alimentos, medicinas, agua, efectivo o divisas y a los políticos nacionales, cayéndose a descalificaciones e insultos, para obtener cuotas de poder o mantenerse en él, siendo que este poder es solo una ilusión efímera, porque las personas pasan pero las naciones y las instituciones quedan.

Nota: Algunos bancos nacionales que son custodios de bonos PDVSA 2.017, cuya tercera parte de capital vencía el 02-nov-2017 a esta fecha 19-nov-2017 (a 11 días hábiles del vencimiento), aún no han abonado a algunos de sus clientes el capital que ya PDVSA reportó como pagado y no se sabe la razón por la cual aplican esta estrategia poco ortodoxa, siendo por eso muy importante que la SUDEBAN revise y corrija esta mala praxis financiera local, que podría ser un timo de parte de algunos pocos funcionarios irresponsables de esas instituciones, por falta de buena gerencia y supervisión, para quedarse con esas divisas, lo cual no solo afecta a los clientes, sino también afectaría la reputación de esos bancos nacionales.

Así que es necesario, que las áreas de Auditoría de los bancos custodios nacionales responsables, estén pendientes de que se le abonen a todos los clientes sus divisas, para que no engañen a los más tontos y les salgan con el cuento que aún PDVSA no ha pagado.

Esta operación morrocoy de algunos entes financieros con el pago, bien pudiera estar repitiéndose en otras latitudes, con el propósito de confundir a los inversionistas reales, generar incertidumbre y caos, para que salgan de sus posiciones de deuda a precios pírricos, cuando las tasas que paga Venezuela, en algunos casos llegan al 12,75 % en US$, que no tiene comparación con las tasas reales negativas que obtienen los inversores en los mercados internacionales, donde abunda el capital barato, buscando seguridad y buen rendimiento, que es el objetivo de todo inversor racional.

Por otra parte, es conveniente saber que en los mercados financieros internacionales existen productos fraudulentos que no están regulados, que usan la manipulación de esos mercados financieros, generando rumores de posibles incumplimientos de deudas, para lucrarse especulando con noticias falsas, de tal suerte que los especuladores financieros han creado un producto derivado, cuyo activo subyacente son deudas soberanas o de empresas, llamados CDS (Credit Default Swaps), que son una especie de seguros sobre los pagos de los bonos de deuda emitidos y que incluso, permiten que entes no tenedores de esos bonos, apuesten a incumplimientos reales o figurados de deudas, para poder lucrarse vendiendo esta clase de productos netamente especulativos, por lo cual pagan campañas de desprestigio de deudas de empresas y naciones.

Adicionalmente, esta manipulación de la información financiera y el bloqueo de fondos en divisas de la nación con cualquier tipo de justificación, que es similar al bloqueo naval a Venezuela del siglo pasado, podría ocasionar que debido a que se va a producir una renegociación de deuda, Venezuela tuviera que renegociar sus acreencias, en condiciones desventajosas para el país y por esta razón es muy necesario que exista un diálogo honesto y sincero de todos los líderes nacionales, quienes deben anteponer los intereses nacionales sobre los personales o los ajenos al interés de la nación, para buscar en unión creativa e inteligente, las soluciones más apropiadas a las crisis económica y política actuales, creando planes factibles de recuperación económica y de fortalecimiento de la democracia sin exclusiones, como la mejor forma de gobierno de la nación, de tal manera que los ciudadanos puedan lograr obtener: paz, bienestar, progreso, prosperidad y felicidad, en esta tierra de gracia bendecida por la naturaleza.

Si los objetivos de las negociaciones actuales entre el gobierno y la oposición, con la participación de la comunidad internacional de buena voluntad, son fortalecer la democracia y buscar la solución óptima a la crisis económica, social y política de Venezuela, bienvenidas sean esas negociaciones.


Alejandro Uribe: Economía y Política
Ingeniero, Consultor de Empresas e Investigador


Publicación Inicial:  Domingo,  19 de Noviembre de 2017