domingo, 31 de mayo de 2020

Economía y Política en PosPandemia Covid-19

En la actualidad se habla de la crisis económica global generada por la pandemia Covid-19, pero la realidad es que antes de esta pandemia, ya existían otras diversas pandemias de tipo no sanitario, que afectaban al menos a 4 de las dimensiones del pensamiento humano que son: Economía, Política, Religión y Comunicación, las cuales estaban seriamente enfermas y distorsionadas por: la Especulación, la Corrupción, la Pederastia y la Manipulación de la información respectivamente.

Con la ocurrencia de la Covid-19 a finales del año 2019 y principios del 2020, se ha presentado una gran oportunidad para: usar la racionalidad, reflexionar en profundidad, corregir de raíz esas aberraciones y perversiones inherentes a la naturaleza humana y de ese modo, producir un renacimiento multidimensional en el siglo XXI que: reconozca, recupere y mejore lo más valioso del ser humano que en mi opinión, es su libertad y su tiempo de vida, activos que hemos aprendido a valorar en toda su extensión después de las cuarentenas, para que se reflejen en una mejor calidad de vida para nosotros mismos, para los demás ciudadanos contemporáneos y para quienes nos sucederán en el futuro.

Algunas de mis: investigaciones, reflexiones y sugerencias, que expondré a continuación, ya habían sido publicadas en diversos artículos de mi autoría, pero voy a aprovechar la oportunidad de ocurrencia de los cambios que se tendrán que hacer en la pospandemia actual y por tal razón, resumo y sintetizo las propuestas que estimo más pertinentes y adecuadas, debido a la grave situación: sanitaria, económica, política, social e informativa, que afecta a todo el mundo en la actualidad y lo somete a una gran incertidumbre.

Cambios en la Economía:

La pandemia de la economía fue generada mediante la especulación, usando la aplicación de dos instrumentos fracasados como son el dinero fiduciario y la reserva fraccionaria, que permiten a los bancos centrales y comerciales en todo el mundo crear dinero de la nada, sin respaldo de activos reales y en cantidades astronómicas, lo que hace que su valor no sea constante y que se pierda con el paso del tiempo y esto genera la perversión de querer obtener dinero sin tener que trabajar ni producir nada, estafando a quienes sí: trabajan, ahorran, invierten y producen.

Este tipo de dinero inorgánico se destina en mayor proporción hacia apalancar los negocios de especulación monetaria-financiera, a través del mal uso del crédito, donde aparecen fenómenos irracionales, tales como las tasas de interés negativas, lo que implica que se paga a quienes tomen dinero prestado, haciendo creer a los ingenuos que el manejo de cifras nominales astronómicas en los precios de activos reales o ficticios es un éxito económico y que la bolsa de valores es la economía o que la economía es la bolsa, en vez de promover: el trabajo, el ahorro, la investigación, la inversión productiva, la productividad y la producción, para generar la verdadera riqueza para los humanos, que está compuesta por: bienes, servicios y conocimientos.

Si revisamos la teoría cuantitativa del dinero y  analizamos la ecuación que define a la velocidad de circulación del dinero "V" como:

V = PIB/Liquidez

Al disminuir la producción cae el PIB hasta llegar a ser casi cero, mientras que con la expansión de la oferta monetaria, la Liquidez puede crecer hasta acercarse al infinito teórico, lo cual hace que se presente una singularidad, porque al llegar al punto en que V = 0, ese dinero no circula en los mercados reales y se queda solo registrado digitalmente como cifras contables en su gran mayoría o almacenado en las bóvedas de los bancos sin cumplir ninguna función útil, lo que representa una especie de "trombosis económica".

Si consideramos que V también puede ser interpretada como la frecuencia de vibración de la economia vista como un sistema dinámico armónico estaríamos en presencia de lo que en términos médicos es una "bradicardia" o pérdida del pulso cardíaco y así se tendría una “muerte de la economía” (metáfora).

Por otra parte, si consideramos que V se puede interpretar también como el Valor del dinero, al hacerse este cero, se presenta la pérdida del poder adquisitivo para la moneda, lo que hace que los humanos empiecen a repudiar ese dinero que carece de valor y que pierdan todo su interés en: trabajar, ahorrar, investigar, invertir y producir.

Al ocurrir la pandemia Covid-19, como resultado de las cuarentenas obligatorias, se incrementó la caída del PIB y además hubo un incremento exponencial de liquidez monetaria por parte de los bancos centrales y comerciales, para salvar en gran parte a los mercados bursátiles y con esa acción tomada como respuesta a la crisis, se acabó de complicar la enfermedad que ya padecía la economía mundial, producto de la expansión de liquidez existente a nivel global, lo que terminó de quebrar y arruinar a: personas, empresas, bancos, gobiernos, países y al mundo, quienes en vez de poseer ahorros reales solo tenían deudas.

La historia que es "la maestra de la vida" nos enseña, que cuando ocurren grandes crisis económicas, surgen personajes con perfiles de sociópatas y/o de sicópatas, que tratan de apropiarse de: activos, reservas, recursos naturales, ahorros e inversiones de las demás personas o naciones, mediante acciones no ortodoxas tales como son: estafas, saqueos, pillajes, piraterías globales y guerras, como sucedió con Napoleón Bonaparte o Adolfo Hitler por citar solo dos casos y este es uno de los graves riesgos a que esta crisis somete a la humanidad.  

Entonces, diagnosticando los síntomas observados y viendo los posibles efectos causados por la Covid-19, que podrían producir una depresión mayor a la ocurrida en 1929, donde habrá muchas quiebras de empresas y gran pérdida de empleos, se pueden proponer algunas acciones correctivas, para tratar de recuperar la economía colapsada, durante la pandemia y en la pospandemia que son:

1. Hacer que crezca de nuevo el PIB de manera racional, teniendo presente los efectos de la ley de los rendimientos marginales decrecientes (LRMD), mediante el estímulo correcto a los factores de producción que son: tierra, trabajo, capital, tecnología, capacidad administrativa y capacidad empresarial, para lo cual se deberán tomar ciertas decisiones apropiadas con las empresas, tales como son: redimensionamientos, fusiones, concesiones, asociaciones estratégicas, privatizaciones y reversión de expropiaciones, entre otras acciones válidas, evitando a toda costa la existencia de la especulación monetaria y financiera, que debe ser proscrita como actividad económica de carácter lícito, por ser improductiva y además tener efectos: tóxicos, parasitarios y destructivos sobre la economía real.

2. Eliminación del uso de la reserva fraccionaria para otorgar créditos bancarios, de tal forma que la base monetaria sea siempre igual a la liquidez monetaria existente, lo que implica que los únicos autorizados para crear dinero sean los bancos centrales, manteniendo contrapartidas de sus pasivos monetarios con activos tangibles, de preferencia con oro físico.

3. Establecimiento de una unidad de medida de valor universal para el dinero que puede ser el oro, de tal forma que cada moneda de cualquier país esté: anclada, respaldada y sea redimible por oro físico, lo que mantendrá la estabilidad económica, evitará la manipulación de los tipos de cambio y facilitará el comercio internacional.

4. Permitir absoluta libertad para que los ciudadanos puedan adquirir y manejar cualquier tipo de divisa, por lo cual es necesario que las bancas nacionales e internacionales ofrezcan con absoluta: honestidad, seguridad, rapidez y eficiencia, instrumentos financieros activos y pasivos, que puedan ser intercambiables por su respaldo, que debe ser el oro físico, como unidad de medida de valor. 

Con estas 4 medidas básicas, se recuperará la confianza en las monedas, se podrán pagar salarios reales apropiados y establecer precios: reales, estables y equitativos, de tal forma que el dinero conserve el valor para trabajadores e inversores reales, de manera que se fortalezca la Demanda Agregada, lo que hará que también se incentive la producción y por ende se incremente la Oferta Agregada, logrando que crezca el nivel de empleo y el PIB, dejando que las fuerzas del mercado equilibren las economías locales y mundial.

Una recomendación adicional para mejorar el nivel de vida de la gente, consiste en que: debido a que los ciudadanos habían abandonado masivamente los campos o zonas rurales desde hace varias décadas, para dirigirse a vivir en las ciudades, creando: congestionamiento, altos índices de desempleo, pobreza, hambre, delincuencia, indigencia, violencia, prostitución, consumo de sicotrópicos, altos índices de densidad demográfica, hacinamiento, contaminación ambiental, generando el colapso de los servicios públicos y en algunos casos emulando la vida en los campos de concentración, una buena medida para gobiernos y ONGs, sería diseñar e implantar proyectos bien estructurados a corto plazo, que promuevan y permitan la migración inversa desde las ciudades hacia los campos, ofreciendo: orientación, capacitación, financiamiento, acompañamiento, seguridad, infraestructuras y todas las demás facilidades apropiadas, para las familias que quieran y puedan instalarse en granjas integrales autosustentables, mediante el uso de las nuevas tecnologías tales como son: internet, energías renovables (solar, eólica e hidráulica), teletrabajo, tele-educación, telemedicina, etc.

La redistribución de la densidad poblacional, bien planificada y hecha con racionalidad, haciendo un buen uso de grandes áreas rurales, con capacidad productiva pero deshabitadas, produce muchos beneficios para las naciones, dentro de los cuales están: descongestión de las grandes urbes, aislamiento social deseable, incremento del PIB, es más amigable con la ecología, produce excedentes de alimentos, crea nuevas fuentes de trabajo, al disminuir la oferta laboral en las ciudades crecería el salario real para sus habitantes, disminuye los índices de violencia y criminalidad y con estos logros, se proporcionaría una mejor calidad de vida tanto para los habitantes que permanezcan en las ciudades, como también para quienes opten por: vivir, trabajar, disfrutar de la naturaleza y producir sus alimentos y otros bienes o servicios, en las granjas integrales autosustentables.

Cambios en la política:

A raíz de la pandemia generada por la corrupción en la política, la Democracia ha involucionado y se ha convertido en una Caquistocracia, que es el tipo de gobierno ejercido por los líderes peores y más incapaces, de tal forma que después de cada elección, los ciudadanos se sienten: engañados, frustrados, defraudados e indignados, lo que conduce finalmente hacia las dictaduras y por tal razón, deben corregirse aspectos políticos básicos, tales como son:

1. Revisión, supervisión y control del origen del financiamiento de líderes y partidos políticos.

2. No permitir que quienes ejercen la política, se postulen con el objetivo de hacer negocios personales o para favorecer a sus allegados una vez que sean elegidos, porque esa mala práctica conduce a que los partidos políticos se conviertan en asociaciones para delinquir, que coluden para manipular, estafar a sus electores y apropiarse de los activos de las naciones.

3. Eliminación de la mala práctica de imponer a líderes no aptos para asumir los cargos de libre elección.

4. Escogencia de los mejores candidatos postulables, que sean reconocidos y tengan los perfiles y las capacidades: sicológicas, intelectuales y morales apropiadas, para ejercer los cargos públicos con: honestidad, eficacia y eficiencia.

5. Uso de mecanismos: válidos, confiables y honestos para ejercer el derecho al voto físico real, que sean: transparentes, confiables, auditables y de preferencia manuales, para evitar que los resultados de las elecciones sean manipulados y prefabricados desde el punto de vista informático, lo que hace que a quienes obtienen el poder, no les interese trabajar en beneficio de los electores, porque sus votos virtuales siempre pueden ser obtenidos solo ajustando cifras y los ciudadanos reales no hacen falta.

6. Selección de árbitros electorales: confiables, honestos, imparciales e independientes.

7. Exigencia de presentación de planes de gobierno: claros, factibles y reales, por parte de  los aspirantes a gobernar, que deben incluir: tiempos, costos, recursos y fuentes de financiamiento de los proyectos de gobierno presentados.

8. Límite de duración de los mandatos a un máximo de 4 años de ejercicio.

9. Revocamiento automático del mandato de los funcionarios elegidos, a los dos años de su gestión, si no se obtienen los resultados que ofrecieron en las propuestas de gobierno.

10. Eliminación de la reelección para los cargos de libre elección.

11. Los cargos burocráticos públicos que no son susceptibles de asignación por votaciones electorales, no deben ser asignados por clientelismo político, sino basados en: perfiles laborales pre-establecidos, capacidades, honestidad y méritos, para ocupar dichos puestos.

12. Se debe eliminar de la política el uso de anacronismos estériles, tales como son: izquierda o derecha, socialismo o capitalismo, porque esas dicotomías solo sirven para enfrentar y dividir a los ciudadanos, haciendo que se confundan y desperdicien inútilmente su tiempo de vida.

Para no hacer más largo este artículo y por el gran respeto que siento por el valor del tiempo del amable lector, no incluiré mis opiniones relacionadas con otras dimensiones como son: Religión, afectada por la pederastia y Comunicación, distorsionada por la manipulación de la información, que podrían ser temas muy extensos y adecuados para ser tratados en otros artículos en el futuro.


Saludos cordiales,

Alejandro Uribe: Economía y Política

Ingeniero, Consultor de Empresas e Investigador

Publicación Inicial: Domingo, 31 de Mayo de 2020

http://auribe-economia-y-politica.blogspot.com/