Publicidad01

sábado, 1 de septiembre de 2012

La Expansión de la Liquidez Monetaria es el Cáncer de la Economía

Sir Isaac Newton es a la física, como John Maynard Keynes es a la economía. Newton formuló las leyes de la física clásica, las cuales se cumplen bajo ciertas consideraciones, pero dejan de ser ciertas a velocidades cercanas o iguales a la velocidad de la luz, por efectos que se explican con la teoría de la relatividad propuesta por Albert Einstein. La velocidad de la luz en el vacío es una constante universal (c = 299.792.458 metros/segundo ó sea aproximadamente 300.000 km/segundo).

En la física relativista, se establece que el aumento de la velocidad de un cuerpo, genera perturbaciones tales como: expansión de la masa física, contracción del volumen y expansión del tiempo, de tal forma que solo las "partículas elementales" carentes de masa como son por ejemplo los fotones, pueden viajar a la velocidad de la luz. Este es un tema apasionante, que se estudia en la física cuántica y por ser materia de otra área de las ciencias exactas no exploraremos, debido a que el artículo que nos ocupa tratará sobre economía.

El ejemplo teórico del cuerpo con masa que se distorsiona cuando aumenta su velocidad hasta acercarse a la velocidad de la luz, lo cual podría generar un posible agujero negro y/o desintegrarse hasta convertirse en energía, de acuerdo a la famosa ecuación de Albert Einstein: Energía = Masa multiplicada por el cuadrado de la Velocidad de la luz, nos sirve para indicar que una solución racional, antes que fuera demasiado tarde para evitar el colapso, sería disminuir la velocidad del objeto, teniendo en cuenta que por la inercia, se necesita cierto tiempo antes que la velocidad regrese a niveles aceptables. Un problema existente, es que quienes viajan dentro del cuerpo que se distorsiona, no percibirían las perturbaciones y por tanto en vez de desacelerar a tiempo, podrían seguir acelerando hasta colapsar.

En este punto debemos definir el concepto de valor de un bien o servicio, como la capacidad de satisfacer necesidades. Para el caso del dinero, podríamos considerar que el valor del dinero está representado por su poder de compra de bienes y servicios, que satisfacen las necesidades de las personas. 

Ahora estableceremos El Primer Postulado de la Relatividad Monetaria: "El valor del dinero es inversamente proporcional a la Liquidez Monetaria. Esto significa que el valor del dinero no es una constante absoluta, sino que es una variable dependiente de la cantidad de dinero existente en el mercado".

A continuación vamos a establecer El Segundo Postulado de la Relatividad Monetaria: "Teniendo en cuenta la escasez  del oro, podríamos considerar su valor intrínseco como una constante".

Basados en las observaciones del comportamiento de la economía en varios países y con evidencias empíricas, podríamos afirmar que algo similar a lo que ocurre en la física por efectos de la velocidad, lo percibimos en la economía por efectos de la expansión de la liquidez monetaria y lo formularemos  como, La Hipótesis de la Relatividad Monetaria: "Debido a que el valor del dinero es inversamente proporcional a la Liquidez Monetaria, esto significa que cuando la Liquidez tiende a infinito, el valor del dinero tiende a cero y por lo tanto, cuando los niveles de Liquidez Monetaria crecen de tal forma que se acercan a un “infinito teórico”, se producen efectos que hacen al modelo macro económico propuesto por Keynes, inoperante en el largo plazo. Esta distorsión se debe a una singularidad matemática que se presenta con la Oferta Agregada, que adquiere pendiente cero, por causa de la Ley de los Rendimientos Marginales Decrecientes y la pendiente de la Demanda Agregada tiende a infinito,  lo cual genera un colapso en la economía".

La reflexión que explica porqué "La Expansión de la Liquidez Monetaria es el Cáncer de la Economía", se expondrá en este artículo y también se propondrá una posible solución.

La economía mundial en la actualidad, se basa en dos pilares fundamentales, que aunque son considerados legales por todos los gobiernos del mundo, son deficientes y fraudulentos. Estos pilares son: el Dinero Fiduciario y la Reserva Fraccionaria, que se comportan como bombas de tiempo y por tal razón generan crisis económicas a largo plazo, que afectan adversamente a la humanidad y para ser solucionadas, se requiere la desactivación de esas amenazas potenciales de una manera ordenada, por parte de los gobiernos.

El Dinero Fiduciario es emitido por los bancos centrales de los países o zonas geográficas, sin que haya necesidad de tener activos tangibles que lo respalden, de forma que las autoridades de los bancos centrales, pueden imprimir ilimitada e infinitamente todo el dinero que deseen. Este dinero emitido por los bancos centrales constituye la Base Monetaria de los países o zonas geográficas.

Además de ese dinero primario de "alta potencia" emitido por los bancos centrales, existe una regla llamada Reserva Fraccionaria, en virtud de la cual los bancos comerciales, están autorizados a emitir un dinero digital, que no existe físicamente y que se abona a las cuentas bancarias de los clientes cuando se les otorgan créditos. Esto ocurre porque a los bancos comerciales solo se les exige mantener un porcentaje de los depósitos hechos por sus clientes, llamado Coeficiente de Caja, para atender los retiros de efectivo, de tal suerte que pueden emitir su dinero virtual, aplicando un multiplicador bancario, para generar montos que son varias veces superiores a la Base Monetaria. Tal multiplicador es inversamente proporcional al coeficiente de caja. La suma de estos dos tipos de dinero, genera una masa monetaria conocida como Liquidez Monetaria, que puede crecer infinitamente por voluntad de los bancos centrales.
Para el caso Euro, el coeficiente de caja es del 1%, generando un multiplicador bancario de 100, lo que significa que la Liquidez total podría llegar a ser 100 veces la Base Monetaria.

Los factores primarios de la producción son: la Tierra, el Trabajo y el Capital, que junto a factores adicionales tales como son la Tecnología, la Capacidad Administrativa y la Capacidad Empresarial, constituyen las variables fundamentales, que determinan la Oferta Agregada de bienes y servicios y/o el Producto Interno Bruto de un país (PIB).

Una característica que tienen todos los factores de la producción es que son: finitos, limitados o escasos, excepto por el capital, debido a que el dinero con que podemos adquirir los bienes de capital puede llegar a ser infinito, justamente por la existencia del Dinero Fiduciario y los Créditos otorgados con el sistema de Reserva Fraccionaria.

Al dejar a la variable Liquidez crecer infinitamente para adquirir bienes de capital, mientras las demás variables permanecen relativamente constantes, se crea una distorsión en la economía que se puede explicar por la Ley de los Rendimientos Decrecientes, lo que implica que al llegar a un determinado valor del PIB, con más inyección de capital producimos cada vez menos y se llega a un punto en el largo plazo, donde la Oferta Agregada se convierte en cero y la Demanda Agregada se convierte en una línea totalmente vertical que se conoce como Demanda Agregada totalmente inelástica y es aquí donde se producen las recesiones económicas crónicas e insensibles, que no responden a ningún tipo de estímulo de política monetaria ni fiscal.

Una vez alcanzado el punto crítico, la Demanda Agregada disminuye por la existencia de sobre endeudamiento de consumidores, inversores y gobiernos y como también la Oferta Agregada disminuye, se genera: escasez, inflación, desempleo y disminución del PIB, debido a que los inversores de la economía real, de forma racional tratan de proteger el valor de sus patrimonios, refugiándose en activos tangibles tales como el oro u otras divisas, dejando de producir bienes y servicios.

Después de haber realizado el análisis anterior, podemos observar que para revertir los efectos de la recesión económica, la solución no es: devaluar la moneda, aumentar los impuestos, aumentar la deuda o expandir aún más la masa monetaria. Es necesario poner límites a la emisión de dinero fiduciario y reversar los efectos de la sobre emisión monetaria y el envilecimiento de la moneda por medios honestos, para lo cual se puede hacer lo siguiente:

1.  Retirar del mercado gran parte de la Base Monetaria emitida, reduciéndola a montos racionales, pero de manera diferente a como se ha venido haciendo tradicionalmente, que ha sido a través de venta de papeles de deuda en forma de bonos, debido a que con esto solo se logra ganar tiempo, pero le deja el problema de la deuda a los gobiernos y a las generaciones del futuro. Por tal razón en vez de vender papeles en forma de bonos, se deberán vender activos tangibles no estratégicos que pertenezcan al estado, con lo que además se evitará tener que pagar los intereses de los bonos y ese dinero obtenido debería ser esterilizado es decir, sacado de circulación.

2.   Limpiar los activos tóxicos de las carteras de crédito de los bancos, rematándolos de contado al mejor postor y asimilando las pérdidas incurridas.

3.  Exigir aumento de capital a los bancos y estimular las fusiones y absorciones de los bancos débiles, de tal forma que el índice de capitalización sea mayor al 50%.

4.   Aumentar el Coeficiente de Caja a por lo menos el 80%, con lo cual se logra contraer la expansión del crédito, que debería estar basado en el ahorro.

5.   Crear legislaciones que penalicen la especulación monetaria, la especulación con el oro y todo tipo de especulación con otros activos, debido a que está práctica espuria, se comporta como una variable distorsionante oculta en la función de producción, que afecta negativamente a la producción y a la inversión de la economía real, sin aportar valor agregado al PIB.

6.   Respaldar la moneda de la zona geográfica o el país con oro físico u otro activo tangible, para evitar las sobre emisiones de dinero sin respaldo. Esto representa el regreso del patrón oro, que a la vez servirá para controlar la inflación.

Un grave problema de respaldar las monedas con otras divisas fiduciarias (sin respaldo de activos tangibles), es que esas divisas no conservan su valor con el paso del tiempo y son afectadas por la inflación y/o devaluación inherentes a las expansiones monetarias de los países emisores de esas divisas, de acuerdo con el primer postulado de la relatividad monetaria.

Por citar solo un ejemplo, en el año 1971 una onza de oro costaba US$ 35, a la fecha 11-11-2012 en que estoy actualizando este artículo, una onza de oro se cotiza en US$ 1.730,80. Si efectuamos la siguiente operación ((1.730,80 - 35)/35)*100 = 4.845,14 %, esto indica una depreciación implícita del dólar americano de 4.845,14 % en 42 años, que a su vez implica la existencia de una depreciación promedio anual de 115,36 % y una depreciación promedio mensual de 9,61 %. Este fenómeno de pérdida de valor del dinero, envilece las monedas y genera inflaciones por factores exógenos en los países que tienen reservas en divisas fiduciarias.

Respecto al punto 6 anterior, relacionado con el regreso al patrón oro, hay algunas observaciones, tales como que no existe suficiente oro físico en el mundo y por tanto el precio del oro se dispararía o que hay algunos países cuyas reservas están principalmente en divisas y sus posiciones en oro son pírricas.

Solo por citar cuatro de los países con bajas posiciones en oro, relativas a sus totales de reservas, indicaremos las reservas en toneladas y el porcentaje que representan de sus reservas (Fuente: International Financial  Statistics  a Julio 2012) :

Canadá      3,4 = 0,2%
Colombia 10,4 = 1,6%

Brasil      33,6 = 0,5%

China   1054,1 = 1,6%

Para solucionar el problema anterior, en el punto número 1 se está sugiriendo un método de reducción de la Base Monetaria, lo cual implica que las monedas nacionales se revaluarían respecto a sus reservas y esto compensaría en parte la existencia limitada de oro físico en sus reservas.

A continuación y solo con fines didácticos, vamos a tomar como ejemplo a un país con la economía más poderosa del mundo y cuya moneda actualmente sirve como respaldo a las monedas de otros países.

A efectos de realizar las operaciones matemáticas utilizaremos los datos de que se dispone en Internet en este momento; sin embargo si el lector tiene datos más precisos y actualizados, podrá obtener mejores resultados al efectuar el ejercicio:
Base Monetaria: 2.800.000.000.000 US$
Reservas en Oro: 8.133,5 Toneladas
Convertimos las toneladas en onzas troy:
(8.133,5 ton * 1000 kg/ton * 1000 gr/kg)/(31,1 gr/oz) = 261.527.331 Onzas Troy
Calculamos el precio de la onza troy:
 2.800.000.000.000 US$ / 261.527.331 Onzas Troy =  10.706,34 US$/Onza troy
Lo anterior nos indica que el precio de la onza troy para respaldar esa base monetaria con oro físico debería ser US$ 10.706,34.

Esto implica que habría un salto importante en el precio del oro; sin embargo si reducimos previamente la base monetaria a una sexta parte de la actual por el método sugerido en el punto 1, tendríamos que el precio de la onza troy sería US$ 1.784,39 que es un precio cercano al del mercado actualmente.

Al revalorizarse la moneda divisa, también se deberían revalorizar las monedas de los países que tienen sus reservas respaldadas con otras divisas fiduciarias, de modo que los argumentos mencionados en contra del regreso al patrón oro quedarían sin efecto.

Es importante que gobiernos, políticos, economistas y la gente pensante en general, comiencen a abrir sus mentes, para entender que hay que modificar los modelos empíricos que colapsaron y estudien estas soluciones monetarias y financieras como la propuesta, debido a que una vez que se han aplicado todas las herramientas de política fiscal y monetaria, con casos extremos como tasas de interés menores o iguales a cero o flexibilizaciones cuantitativas recurrentes, ya no es mucho lo que queda por hacer, excepto que a algún “iluminado irracional” se le ocurra inventar una guerra mundial, para de manera egoísta resolver el problema económico de su país o del mundo, aunque destruya a gran parte de la humanidad, como ocurrió en el pasado con las guerras de Napoleón Bonaparte a finales del siglo XVIII  y comienzos del siglo XIX y con las dos guerras mundiales del siglo XX, que produjeron millones de víctimas inocentes y la destrucción de Europa. 
También se espera que la investigación y las nuevas tecnologías, aporten soluciones a esta clase de problemas, como ha venido ocurriendo desde la revolución industrial hasta la fecha, con el apoyo de investigadores e ingenieros, que buscamos la paz, el bienestar y el progreso de la toda la humanidad.

Resumiendo: La Hipótesis de la Relatividad Monetaria propuesta en este artículo, nos indica que como el valor del dinero es inversamente proporcional a la Liquidez Monetaria, de tal forma que a medida que aumentamos la liquidez, el valor del dinero tiende a cero, por lo tanto la expansión ilimitada de la Liquidez Monetaria, genera distorsiones en la economía que la hacen colapsar. Algunos ejemplos: USA, Europa, Japón y Francia durante la revolución francesa (1789-1799).

Se invita a los especialistas en economía y a toda la gente pensante en general, a emitir: críticas, observaciones y sugerencias, de tal forma que con sus valiosos aportes, esta hipótesis pueda ser refutada o convertida en una teoría.  

Para los curiosos de las ciencias exactas, he incluido a continuación un anexo, con la "Expresión relativista de los parámetros básicos de física (magnitudes)" que se mencionan en este artículo y que muestran claramente, que: masa, tiempo y longitud, que en el pasado se creían constantes, son variables dependientes de la velocidad de los cuerpos y/o partículas. Esto obliga a redefinir todas las ecuaciones de la física clásica, que contengan estas magnitudes físicas, para considerar los efectos del movimiento, teniendo en cuenta que a velocidades bajas esos efectos se podrían despreciar. 








































Alejandro Uribe: Economía y Política
Ingeniero, Consultor de Empresas e Investigador

Publicación inicial:     Sábado, 01 de Septiembre de 2012
Última actualización: Sábado, 07 de Septiembre de 2013