Publicidad01

viernes, 26 de diciembre de 2014

Un Modelo Social-Económico-Político Ideal

Existen muchas definiciones antiguas y modernas de los conceptos: política, modelo social, modelo económico y modelo político y quizás por esa razón los dirigentes, los gobernantes, los políticos y los ciudadanos en general en todos los países del mundo, se muestran confundidos ante la abrumadora cantidad de literatura al respecto, con diferentes tendencias del pensamiento o por la diversidad de nombres y combinaciones usadas, por lo cual los líderes responsables de guiar a las naciones, no logran presentar ni ejecutar propuestas de gobierno coherentes y sustentables en el tiempo, sobre lo que debería ser el modelo social-económico-político ideal para una nación, de tal forma que cuando obtienen el poder fracasan, a pesar de sus buenas intenciones, sin lograr producir el anhelado bienestar y la prosperidad de los pueblos.

Este artículo que está basado en mi visión y en opiniones absolutamente personales, tiene como objetivo, tratar de hacer un pequeño aporte conceptual, para aclarar y fijar las ideas sobre los modelos mencionados. 

La política es el arte de obtener y utilizar el poder, para organizar y gobernar a los pueblos, cuya finalidad debería ser la búsqueda del bien común.

Para obtener resultados óptimos en la política, hay que hacer una distinción entre los conceptos: modelo social, modelo económico y modelo político.

Para evitar caer en confusiones, sesgos y discusiones estériles, no colocaré ninguna etiqueta o nombre a las definiciones usadas y además a los efectos de lograr la mayor simplificación, utilizaré solo opciones binarias.

El Modelo Social se relaciona con la forma como se redistribuyen los ingresos y riquezas de una nación y para ello existen dos alternativas:

1. Que unos pocos ciudadanos se queden con la mayoría de los ingresos y riquezas del país, mientras muchos pasan necesidades y trabajos.

2. Que los ingresos y riquezas de la nación, se redistribuyan de manera: justa, equitativa y equilibrada, entre toda la población, sin que haya privilegios ni castas favorecidas exclusivamente, que discriminen a otros ciudadanos por algún tipo de razón, considerando que aunque las características de cada persona son diferentes, debería existir igualdad de derechos y de oportunidades para todos.

La redistribución de ingresos y riquezas está representada por aspectos tales como: seguridad, salud, educación, acceso a alimentación y vivienda e infraestructura entre otros rubros y muy importante, la posibilidad para todos de poder trabajar de manera honesta y creativa, produciendo, ahorrando e invirtiendo, para generar: bienes, servicios y conocimientos, que son la verdadera riqueza de las naciones, sin que nadie con capacidad, sea una carga para otros, ni siquiera para el estado. Por supuesto que esta forma de redistribución no implica dejar de proteger a la gente verdaderamente necesitada, como son: desempleados reales, discapacitados, pensionados o jubilados, entre otros ciudadanos que requieran el apoyo especial del estado.

Cualquier ser medianamente racional y honesto que deba escoger entre las dos alternativas anteriores, con toda seguridad escogería la segunda opción.

El Modelo Económico se refiere a la forma como se manejan las riquezas y se obtienen los ingresos para sostener en el tiempo al modelo social escogido y aquí también se pueden hacer dos distinciones:

1. Basado en el uso de herramientas especulativas tales como son: expansión exponencial de liquidez (imprimiendo billetes sin control y dando créditos sin límites), tomando endeudamientos innecesarios, estableciendo controles de cambio, haciendo devaluaciones permanentes y en algunos casos confiscando los factores de producción. Este modelo fraudulento es un fracaso, porque destruye la moral, la creatividad productiva y el valor del dinero y lleva al colapso a las economías, independientemente del modelo social o político utilizado.

2. Basado en el uso de herramientas productivas como son: trabajo honesto, ahorro, inversión en la economía productiva, incremento de producción y productividad, disciplina fiscal y monetaria que mantenga constante el Valor del Dinero, para lo cual se requiere hacer uso óptimo de todos los factores de la producción que son: tierra, capital, trabajo, tecnología, capacidad administrativa y capacidad empresarial y donde debe haber absoluta: honestidad, colaboración y sinergia entre los sectores público y privado.

Recordemos que el Valor del Dinero es la capacidad de compra del mismo y se puede determinar mediante la relación PibNominal/LiquidezMonetaria, de tal manera que si colocamos en cada plato de una balanza las variables macroeconómicas: PibNominal y LiquidezMonetaria, con exceso de Liquidez y poco Pib tendremos inflación y con exceso de Pib y poca Liquidez tendremos deflación, siendo que lo ideal es mantener el Valor del Dinero constante para una economía particular sana y sin mayores fluctuaciones cíclicas, lo que implica un equilibrio permanente entre Pib y Liquidez, que deben crecer o decrecer conjuntamente y en la misma proporción.

El Modelo Político se relaciona con la organización y la toma de decisiones y para hacer una simplificación binaria, se podría dividir en:

1. Basado en que una persona o algunas pocas personas que conforman las cúpulas económicas y políticas que detentan el poder, tomen todas las decisiones.

2. Basado en que el poder resida en todos los ciudadanos, quienes deben tomar las decisiones por mayoría, donde las más importantes deban ser sometidas a plebiscitos, con votaciones absolutamente transparentes.

Para citar un ejemplo real del uso de los modelos expuestos, desde hace casi medio siglo, en Venezuela ha prevalecido la combinación de modelos social-económico-político 2-1-1, con ciertas tendencias y desviaciones hacia el modelo 1-1-1 y por lo tanto ese modelo imperfecto, no es sustentable en el tiempo, porque un modelo económico especulativo es de corto plazo y solo representa beneficios para corruptos y especuladores, quienes promueven y utilizan de manera errada, herramientas tales como la expansión de liquidez y el crédito, junto con las devaluaciones que envilecen el dinero local y así pueden especular con la moneda u otros activos, por lo cual mantienen a ciertos políticos y a "expertos económicos mercenarios" solicitando reiterativamente a los gobiernos de turno, por todos los medios disponibles, devaluaciones anuales desde 1983 y controles de cambios permanentes desde el año 2002, para poder someter y expoliar a quienes: trabajan, ahorran o producen.

Con un modelo económico especulativo, el único sector que crece es el de la economía especulativa, en vez de que crezca la economía productiva y esto hace que el Pib decrezca produciendo escasez, mientras que la inflación y el desempleo crecen y por tanto el índice de miseria que es la suma de inflación y desempleo también crece, lo cual genera a la vez altos niveles de inseguridad y delincuencia.

Una solución ideal para cualquier país es usar un modelo social-económico-político como el 2-2-2, orientado a lo equitativo-productivo-participativo, pero sustentado con alta producción y alta productividad, donde la moneda sea fuerte y estable para que mantenga su valor con el paso del tiempo, tal como lo manda la constitución nacional de Venezuela en sus artículos 318, 319 y 320, para que se puedan practicar las virtudes de: ahorrar, invertir y producir en vez de las malas prácticas representadas por: endeudamiento, especulación y consumismo.

Notemos que a pesar de haber indicado para simplificar, solo dos alternativas para cada modelo mencionado, estas opciones binarias nos conducen a 8 combinaciones de modelos, que van desde el 1-1-1 (el peor) hasta el 2-2-2 (el mejor), de acuerdo al siguiente conjunto:

M = {111, 112, 121, 122, 211, 212, 221, 222}

Por tal razón, existen muchas: visiones, tendencias, confusiones y partidos políticos.

Resumiendo y a riesgo de parecer reiterativo, el modelo social-económico-político ideal 2-2-2, consiste en:

A. Social: Que los ingresos y riquezas de la nación, se redistribuyan de manera: justa, equitativa y equilibrada, entre toda la población, sin que haya privilegios ni castas favorecidas exclusivamente, que discriminen a otros ciudadanos por algún tipo de razón, considerando que aunque las características de cada persona son diferentes, debería existir igualdad de derechos y oportunidades para todos.

B. Económico: Que la economía esté basada en el uso de herramientas productivas como son: trabajo honesto, ahorro, inversión en la economía productiva, incremento de producción y productividad, disciplina fiscal y monetaria que mantenga constante el Valor del Dinero, para lo cual se requiere hacer uso óptimo de todos los factores de la producción que son: tierra, capital, trabajo, tecnología, capacidad administrativa y capacidad empresarial y donde debe haber absoluta: honestidad, colaboración y sinergia entre los sectores público y privado.

C. Político: Que el poder resida en todos los ciudadanos, quienes deben tomar las decisiones por mayoría, donde las más importantes deban ser sometidas a plebiscitos, con votaciones absolutamente transparentes.



Alejandro Uribe: Economía y Política
Ingeniero Consultor de Empresas e Investigador


Publicación inicial:    Viernes 26 de Diciembre de 2014
Última modificación: Viernes 02 de Enero de 2015


http://auribe-economia-y-politica.blogspot.com/