miércoles, 9 de noviembre de 2011

La Crisis del Euro es una Oportunidad de Negocios

En el capitalismo existen dos grandes vertientes: Los empresarios que apuestan por la economía real, arriesgan capital, aportan capacidad empresarial, se rodean de los mejores gerentes, generan empleo y producen bienes y/o servicios, junto con el bienestar y la prosperidad para los países donde operan. Adicionalmente estos capitalistas solidarios o éticos, tienen el sentido común, que les hace percibir que los trabajadores son sus aliados y el medio ambiente, una gallina de los huevos de oro, que deben cuidar y proteger. Por lo tanto invierten parte del capital, promoviendo el bienestar de sus trabajadores y cuidando el entorno ecológico.  Esta clase de empresarios son un activo valioso, que todo gobierno sensato debe atraer, incentivar y retener. Por otra parte existen los empresarios de la economía especulativa, que están a la caza de oportunidades de producir dinero fácil y manipulan tanto a los políticos como a los gobiernos, para hacer grandes fortunas en el menor tiempo posible, basados en herramientas fraudulentas como son: acaparamientos, monopolios, devaluaciones y emisiones de deudas, produciendo pobreza, ruina, corrupción y delincuencia en los países víctimas de sus ataques. Infortunadamente esta última clase de empresarios, son los que le dan al capitalismo esa connotación odiosa, que hace que todos los capitalistas sean satanizados por la gente común.

En el socialismo también existen dos grandes vertientes: Los socialistas solidarios que se rodean de los mejores intelectuales, quienes aportan lo mejor de sus ideas, buscan el reparto equitativo de las riquezas de las naciones a sus pueblos, promueven la igualdad de oportunidades para la gente y legislan para crear leyes justas, que permitan obtener el bienestar y progreso de las personas. Esta clase de socialistas éticos, representan la esperanza de los menos favorecidos y no necesariamente chocan con los capitalistas éticos, puesto que reconocen que los estados solos, sin el apoyo del capital privado no pueden lograr los objetivos propuestos. Por otro lado están los socialistas duros o comunistas, que usan mecanismos triviales y salvajes como son la violencia, la expropiación y/o confiscación de los bienes de los demás y el acoso a las empresas privadas. Adicionalmente recurren también a las peores prácticas de los capitalistas, tales como son: acaparamientos, monopolios, devaluaciones y emisiones de deudas públicas, produciendo también la pobreza, la ruina, la corrupción y la delincuencia para los países.
De lo anterior se deduce que cada una de las dos tendencias políticas tiene una parte buena y otra mala, de tal forma que si se pudiera tomar lo bueno de las dos ideologías y mezclarlo, tendríamos algo así como el capitalismo socialista o si lo prefiere el socialismo capitalista, donde los denominadores comunes son la ética y el incentivo a la producción y a la productividad, debido a que no se puede repartir lo que no se produce y no se puede generar riqueza de la nada. Esto es válido para las dos ideologías que buscan mantenerse en el poder, recurriendo al ofrecimiento de ilusiones facilistas a sus seguidores, que llevan al populismo  y al consumismo y que al final hacen que los políticos pierdan su capital político o popularidad y el poder y con ellos arrastran a sus países a la ruina.
En estos momentos de crisis en Europa, hay cuatro errores que no deben cometer sus políticos y economistas como son:
1.       Salirse del Euro
2.       Emitir más dinero inorgánico
3.       Emitir más endeudamiento
4.       Devaluar su moneda
Teniendo en cuenta la gran fortaleza de Europa, por el patrimonio cultural e histórico que poseen sus países, es una buena oportunidad para ofrecer paquetes turísticos a precios promocionales, lo cual atraería divisas y generaría empleos directos e indirectos para su población.
Por otra parte podrían invitar a inversores internacionales, que quieran construir más infraestructura hotelera y turística, lo que también generaría trabajo para su gente e impuestos para los estados.
Otra idea para los empresarios de la construcción Europeos que están en paro por la crisis, es ofrecer a países latinoamericanos como por ejemplo Colombia (por citar solo alguno), su experiencia, maquinaria y equipos, para participar en la reconstrucción de la infraestructura de comunicaciones terrestres, que actualmente está hecha una ruina, debido a los fenómenos invernales de los últimos años, lo cual sería una relación ganar-ganar.
Así como las tres ideas anteriores, hay muchas otras ideas más, que pueden convertir a la crisis del Euro en una buena oportunidad de negocios para todos y no en el fin del mundo para Europa.


Alejandro Uribe: Economía y Política
Ingeniero, Consultor de Empresas
Miércoles, 9 de Noviembre de 2011

http://auribe-economia-y-politica.blogspot.com/