Publicidad01

martes, 22 de noviembre de 2011

Cómo Salir de la Crisis del Euro

La crisis del Euro ha generado recesión y desempleo en Europa, que se ha sentido con más intensidad en los países denominados PIIGS (Portugal, Ireland, Italy, Greece & Spain), pero pudo haber sido mucho peor, si no hubieran estado protegidos por una moneda fuerte y el Banco Central Europeo, que tiene sus estatutos bien definidos, lo que ha evitado que se presentara una alta inflación, que pudiera haber generado el fenómeno conocido como estanflación, que consiste en una mezcla de recesión con alta inflación.

Debido a la naturaleza de la condición humana que priva en los negocios y a la aversión natural al riesgo de los capitales, es posible que a los países caídos en desgracia, les ocurra lo que a las personas, que cuando sufren alguna adversidad, los amigos cambian de ruta, para evitar un encuentro comprometedor con ellos; en otras palabras en los negocios no existe la solidaridad deseable con el caído. Por tal razón no se debería esperar que otros países compren sus deudas, sino que cada uno trate de resolver de la mejor manera sus problemas, de acuerdo a sus posibilidades y aprovechando las particularidades y fortalezas de cada país, pero permaneciendo en el Euro.

A continuación se presentan algunas ideas, que podrían ayudar a estos países a salir de la crisis:

1. En relación a la deuda que las naciones tienen con las entidades financieras, ningún país serio debería intentar el repudio de su deuda y por tanto, lo más sensato es utilizar la figura de la reestructuración para honrar los compromisos adquiridos. Esta figura consiste en renegociar condiciones diferentes para el pago de las deudas como son: 
  • Períodos de gracia para los abonos de capital.
  • Aumento de los plazos para la amortización de la deuda.
  • Negociación de pagos fraccionados del capital.
  • Negociación en el ajuste de las tasas de interés. 
2. Privatizar toda empresa estatal que no sea rentable.
3. Recortar todo el gasto público no prioritario y utilizar parte de lo recaudado por los impuestos, para cumplir los compromisos hasta donde sea posible, con los pensionados, desempleados reales y además fomentar la creación de entes de asistencia social temporales, que ayuden a los más necesitados.

4. Controlar y supervisar a los capitales golondrinas.

5. Crear y promover paquetes turísticos a precios de oferta.

6. Incentivar a los inversores internacionales de la economía real, para que construyan más infraestructura turística y hotelera.

7. Incentivar la creación y el fortalecimiento de la pequeña y mediana empresa.

8. Mercadear los servicios de ingeniería y construcción, junto con la venta de maquinarias y equipos a los países latinoamericanos para construcción y/o reconstrucción de vivienda e infraestructura de comunicaciones terrestres, aéreas y fluviales, que han colapsado por los fenómenos invernales de los últimos años.

Con respecto al último punto, vale la pena detenerse y analizarlo más profundamente, debido a que esta sugerencia ayudaría a resolver gran parte del problema del desempleo, puesto que así como en las guerras se movilizan grandes ejércitos y equipos bélicos para destruir países, en este caso se podrían movilizar ejércitos de administradores, ingenieros y mano de obra, para construir y/o reconstruir la infraestructura de los países que han sufrido por la falta de planificación por parte de los gobiernos anteriores y por los rigores del invierno que los tiene en una condición de emergencia.

Esta propuesta es parecida un plan Marshall inverso, con el que fue reconstruida Europa después de la segunda guerra mundial, pero financiado por los latinoamericanos y otros capitales de inversores internacionales que apuestan a la economía real.

América Latina posee actualmente 700.000 millones de dólares de reservas internacionales y tiene un ritmo de crecimiento anual promedio cercano al 5%. Además hay países como Colombia que han tenido un boom económico, por el incremento de sus exportaciones tradicionales, carbón y petróleo.

Para ser breve, a continuación trataré de explicar un ejemplo particular de Latinoamérica, como es el caso de la Reconstrucción de la infraestructura en Colombia y las posibilidades de participar en esos proyectos de ingeniería, algunos de los cuales son de tal magnitud, que incluso podrían contar con créditos del Banco Mundial o con la inversión de capital privado internacional, teniendo en cuenta que dentro de poco este país se incorporará al tratado de libre comercio (TLC) y requiere tener vías de comunicación modernas y adecuadas para poder ser competitivo.

1. Obras a largo plazo deseables, con financiamiento de capitales internacionales:

a. Apertura de un nuevo canal interoceánico, entrando a Colombia por el golfo de Urabá en el océano Atlántico y saliendo al océano Pacífico a través del rio Atrato, que permita la navegación de embarcaciones de mayor calado que las naves que transitan actualmente por el canal de Panamá.

b. Conexión de Colombia y Panamá por la carretera panamericana a través del tapón del Darién.

c. Construcción de una red de ferrocarriles que unan el occidente con el oriente del país, adecuación de la red ferrocarrilera norte-centro y construcción de la red del sur.

2. Obras a mediano plazo requeridas, con financiamiento de capitales nacionales y un sistema de concesiones:

a. Construcción de un nuevo aeropuerto internacional para la ciudad de Bogotá.

b. Construcción de carreteras estratégicas para las cuales ya existe un presupuesto aprobado de aproximadamente US$ 2.000.000.000.

c. Apoyo en la terminación de proyectos de construcción de vías nuevas, conocidas con el nombre de “Corredores de la prosperidad” y adecuación de vías antiguas, donde se están construyendo dobles calzadas y cuyos constructores actuales presentan atrasos importantes y en algunos casos abandono de las obras, a pesar que se están financiando con altos montos cobrados por los peajes.

3. Obras a corto plazo, con financiamiento de capitales nacionales:

En este rubro están algunas autopistas interdepartamentales alternas a las carreteras existentes que tienen menos de 200 kilómetros de longitud y que actualmente representan gastos de mantenimiento importantes y están fuera de servicio la mayor parte del tiempo. Tal es el caso de la vía Cúcuta – Bucaramanga por citar solo una, que a pesar de tener menos de 200 kilómetros de longitud, toma de 5 a 12 horas hacer su recorrido, dependiendo de las condiciones del clima y de los derrumbes. Una alternativa a esta vía sería abrir una autopista por una zona conocida como el Alto del Escorial.

Como puede observarse, estas son relaciones ganar-ganar entre naciones y que con toda seguridad contarán con el apoyo del presidente colombiano Juan Manuel Santos, debido a su espíritu orientado hacia el progreso y teniendo en cuenta que los pueblos necesitan resultados y tener soluciones eficientes y eficaces a sus problemas, porque de no hacerlo se pueden convertir en emergencias crónicas y un desaguadero tanto para el capital económico de la nación, como para el capital político de sus gobernantes, que quieren pasar a la historia por sus logros, pero que no cuentan con mucho tiempo para realizar las obras.


Alejandro Uribe: Economía y Política

Ingeniero, Consultor de Empresas


Publicación inicial:    Lunes, 21 de Noviembre de 2011

Última actualización: Lunes, 15 de Abril de 2013 http://auribe-economia-y-politica.blogspot.com/