Publicidad01

jueves, 22 de marzo de 2012

El Crédito Bancario y sus Perversiones

El Banco Central de un país o de una zona geográfica, es una autoridad monetaria independiente de los gobiernos, cuyas funciones fundamentales son: mantener la estabilidad de los precios, preservar el valor de la moneda y propiciar la solidez del sistema financiero del territorio controlado por dicha entidad.

El Banco Central es el ente responsable de manejar la política monetaria, usando como variable la cantidad de dinero, para controlar y mantener la estabilidad económica del país o de la zona geográfica y para lograr sus objetivos utiliza herramientas tales como son: modificaciones a la tasa de interés bancaria, variación del Coeficiente de Caja, operaciones de mercado abierto, emisión de billetes y acuñación de monedas entre otras.
La Masa Monetaria (MM) está formada por la cantidad de dinero total existente en moneda nacional para un país. Dicha masa constituye los medios de pago y tiene dos componentes que son la Base Monetaria y los Agregados Monetarios. Estos conceptos se definen a continuación: 
1. La Base Monetaria (BM) es el dinero compuesto por todos los billetes emitidos y monedas acuñadas por el Banco Central, que son de curso legal. Este medio de pago, es el que en condiciones normales y en última instancia, debería ser el dinero que el Banco Central estaría obligado a redimir y a respaldar con oro, divisas u otros activos tangibles.
2. El Circulante (M1) es un agregado monetario que  se obtiene de sumar a la Base Monetaria (BM) los depósitos a la vista, que son las cuentas corrientes (cuentas con cheques).
3. La Liquidez (M2) es otro agregado monetario que se forma de sumar al Circulante (M1) los depósitos de ahorro y los depósitos a plazo.
4. La Liquidez Ampliada (M3) también es un agregado monetario que se obtiene de sumar a la Liquidez (M2)  las cédulas hipotecarias.
Las definiciones de los agregados monetarios anteriores, podrían tener algunas pequeñas diferencias, dependiendo de cada Banco Central y del tipo de productos bancarios utilizados en cada país.

Los bancos son instituciones comerciales que facilitan la intermediación financiera, aceptando los depósitos de los ahorristas y prestando a los consumidores e inversores, el capital requerido, a través de créditos que en principio estimulan a la economía de los países, cobrando intereses por el capital prestado y comisiones por los servicios ofrecidos.
En el mercado monetario existen dos tipos de dinero: el dinero primario o dinero de alta potencia, que es la Base Monetaria emitida por el Banco Central y el secundario, que es el generado por los bancos comerciales, cuando otorgan créditos y los abonan a las cuentas de sus clientes; este dinero secundario físicamente no existe, solo es un asiento contable y por lo tanto es un dinero virtual; que se representa como un campo de saldo, en un registro, de una base de datos, en un computador, de alguno de los bancos existentes.
La mayor parte de la gente cree, que el único ente autorizado para emitir dinero es el Banco Central de su país, pero no saben que los bancos comerciales de cada nación,  generan sin respaldo de dinero primario o real, varias veces la cantidad de dinero que emite el Banco Central.
Lo anterior ocurre porque los gobiernos a través de sus Bancos Centrales, han autorizado a los bancos comerciales, para utilizar una figura llamada la Reserva Fraccionaria, que consiste en que debido a que se considera que los depositantes no van a retirar simultáneamente todo su dinero, solo les exigen mantener reservas líquidas para responder por un porcentaje llamado  el Coeficiente de Caja (CC)  o Encaje Legal, que puede fluctuar por ejemplo entre  1% y 20%, de tal forma que pueden otorgar créditos por montos varias veces superiores a los depósitos hechos con el dinero real de la Base Monetaria, generando masa monetaria adicional, en virtud de un Multiplicador Bancario (MB). Estos conceptos se expresan matemáticamente con las siguientes fórmulas:
Multiplicador Bancario = 1/Coeficiente de Caja
MB = 1/CC
Masa Monetaria = Base Monetaria * Multiplicador Bancario
MM = BM * MB

Para entender las afirmaciones anteriores, vamos a suponer que en un país el Coeficiente de Caja es del 10%, que un cliente deposita 1.000 dólares de sus ahorros en su cuenta y que ese es todo el dinero de la Base Monetaria existente en ese país;  el banco debe reservar solo 100 dólares y puede prestar 900 dólares al primer cliente que le pida un crédito, depositando ese monto en la cuenta del prestatario, a quien le entrega una chequera. Pero al llegar un segundo cliente a pedir crédito, como tiene un depósito nuevo de 900 dólares hecho para el prestatario anterior, ahora reserva 90 dólares y presta 810 dólares, que deposita en la cuenta de este segundo prestatario; si llegara una tercera solicitud de crédito, debería reservar 81 dólares y abonar a la cuenta de este tercer cliente 729 dólares  y así continúa otorgando créditos sobre los depósitos virtuales anteriores, mientras que la Masa Monetaria sea menor o igual a Base Monetaria por Multiplicador Bancario  o sea MM = 1000 * (1/0,1) = 10.000 dólares. En este caso el multiplicador bancario es 10; pero en el caso de la zona euro, si el Coeficiente de Caja fuera el 2%, el Multiplicador Bancario sería igual a 1/0,02 = 50; es decir la base monetaria se multiplicaría por 50.  

Para el ejemplo anterior, eso significa que se generaron 9.000 dólares de Masa Monetaria nueva de la nada, debido a que no salieron de dinero real emitido por el Banco Central; solo fueron producto de un artificio contable.
En otras palabras, con el depósito real de un cliente por 1.000 dólares, el banco pudo prestar hasta 9.000 dólares, lo que significa que incrementó el circulante (M1) y la liquidez (M2) del sistema financiero en nueve veces más de lo había emitido el Banco Central. Estas operaciones son efectuadas por todos los bancos y por tal razón se genera una expansión monetaria basada en los créditos otorgados y no en la Base Monetaria.
Ahora vamos a analizar las implicaciones perversas de esta forma de otorgar créditos, con el sistema de reserva fraccionaria, que es similar a un Caballo de Troya y que es utilizado por todos los bancos actualmente. Esta metodología no se basa en el ahorro real, sino que se parece más a un esquema piramidal o del tipo esquema Ponzi, debido a que al expandirse la oferta monetaria de forma tan abrupta, para poder colocar la liquidez y no tener depósitos ociosos, se relajan los controles requeridos al otorgar créditos y se reducen al mínimo las tasas de interés. Cabe destacar que el sistema de reserva fraccionaria, también es aplicado al mercado especulativo de los demás activos, tales como el oro, donde se negocian altas cantidades que no existen físicamente, logrando manipular los precios en beneficio de los especuladores.


Perversiones observadas:

1.  Al bajar las tasas de interés pagadas a los ahorristas, se desestimula el ahorro y al tener créditos baratos, se estimula el aumento del consumo y de la demanda agregada; pero si no hay aumento de la oferta de productos y servicios, se generan presiones alcistas en precios y costos, lo hace que se dispare la inflación.

2.  Al existir alta Liquidez en el mercado monetario, los gobiernos se endeudan con fines populistas, para cubrir sus déficits fiscales ocasionados por burocracias improductivas y por gastos excesivos. La falsa e insostenible prosperidad generada por el gasto fiscal, logra que algunos gobernantes sean reelegidos, pero en el mediano y largo plazo, los gobiernos nuevos no pueden pagar sus deudas, cayendo en defaults y debiendo adoptar medidas impopulares de austeridad para salir de sus crisis.

3.   Los empresarios de la economía real, con la euforia de los créditos fáciles y baratos, se endeudan para invertir en proyectos sin hacer estudios de mercado apropiados. Estos proyectos una vez concluidos no generan la rentabilidad suficiente, debido a que no pueden colocar sus productos o servicios puesto que no existe la demanda que esperaban, por ser una prosperidad generada por una burbuja financiera insostenible, generando quiebras e impago a los proveedores y a los bancos acreedores.

4.   Los empresarios de la economía especulativa se endeudan para comprar: deudas soberanas, divisas o deuda denominada en divisas y empiezan a solicitar a los gobiernos la devaluación de su moneda para poder pagar los créditos con moneda envilecida,  alegando que la moneda está sobrevaluada, debido a que se basan erróneamente en la relación entre la Liquidez, que es excesivamente alta  y las reservas en divisas, para obtener una tasa de cambio inflada, en vez de hacer la relación entre la Base Monetaria y las reservas en divisas. Algunos deudores huyen del país sin pagar sus deudas, afectando a los bancos prestamistas.

5.   Debido a la alta demanda de divisas por la expansión crediticia, los bancos centrales queman sus reservas internacionales, tratando de preservar el valor de la moneda y se endeudan en moneda extranjera, pero al final se ven obligados a devaluar y a establecer controles de cambios.

6.   La gente se endeuda para consumir y comprar activos que después no pueden pagar y por lo tanto las garantías son ejecutadas por los bancos que se llenan de activos tóxicos que no pueden colocar, llegando en ocasiones a quebrar.

7.  Al ocurrir la quiebra de empresas y haber despidos en la administración pública, se generan altas tasas de desempleo y pobreza, teniendo los gobiernos que aumentar los impuestos o seguir endeudándose para crear programas de asistencia social que ayuden a los más afectados.

8.   Para mantener la estabilidad del sistema financiero y auxiliar a los bancos en problemas, el Banco Central aumenta la Base Monetaria, emitiendo más dinero sin respaldo, para dar auxilios financieros a los bancos, generando más liquidez e inflando más la burbuja financiera.

9.  La historia ha demostrado, que las crisis económicas se comportan cíclicamente, casi como una función sinusoidal y cuando  debido a la recesión que generan, se aproximan a su punto de inflexión máximo, producen como resultado: inestabilidad social, inestabilidad política, altos niveles de delincuencia, guerras civiles o incluso guerras contra otros países. Después de mucha hambre, sufrimiento, muerte y una vez asimilada la lección, si los gobiernos son sensatos y toman las medidas apropiadas, la crisis  económica comienza a ceder, llega a su punto de inflexión mínimo y se empieza una nueva etapa creciente de prosperidad. Estas lecciones en vivo de la economía real, son olvidadas con el tiempo y por esa razón los ciclos se han repetido por generaciones, a lo largo de la historia de la humanidad.      
Vistas las perversiones anteriores, se puede concluir que con el uso del sistema de reserva fraccionaria para el otorgamiento de créditos, a los Bancos Centrales se les dificulta cumplir a cabalidad con sus objetivos fundamentales, que eran: mantener la estabilidad de los precios, preservar el valor de la moneda y propiciar la solidez del sistema financiero.

Como si todo lo anterior fuera poco y en estos tiempos extraños, donde se ha cambiado el trabajo honesto por la especulación, la virtud del ahorro por la utilización del crédito y donde se castiga a quien se dedica a la economía productiva y se premia al especulador, existe una norma relacionada con el índice de capitalización bancaria, que se define como la relación entre el monto del capital & patrimonio y  el activo sujeto a riesgo, que facilita la creación de entidades financieras. Dicho índice de capitalización según los estándares aceptados internacionalmente, solo debe ser mayor al 8%, lo que implica que con muy poco capital se puede iniciar un negocio bancario, que podría utilizarse para hacer negocios crediticios  poco ortodoxos, que beneficien a sus dueños a través de la creación de empresas especulativas. Muchos de esos bancos débiles, son los primeros en caer al ocurrir las crisis financieras.

Una forma de controlar los efectos perversos de la expansión del crédito, es  eliminando el sistema de créditos basados en la reserva fraccionaria y haciendo que los créditos se otorguen basados 100% en el ahorro real de los clientes y en el capital y patrimonio de los bancos, de forma que el Multiplicador Bancario sea menor o igual a la unidad y solo se preste dinero de la Base Monetaria, pero manteniendo una reserva líquida apropiada, para atender los retiros de efectivo de sus clientes. Por otra parte se debe considerar el regreso al patrón oro, anclando la moneda nacional a este activo, para que  exista una disciplina monetaria que no permita emitir dinero sin respaldo, lo que protegería al país y a su gente de un posible crack de las monedas divisa, debido a la sobre emisión de dólares, euros y yenes, que son monedas fiduciarias; es decir que no están respaldadas por ningún tipo de activo tangible.

Infortunadamente existe mucha ignorancia sobre estos temas en la gente pensante, en los intelectuales, en los administradores y hasta en los economistas y por tal razón los gobiernos son manipulados por asesores de especuladores financieros y políticos de ideas retrógadas, que como encantadores de serpientes les colocan una venda en los ojos y los hacen fracasar en sus buenos propósitos. Ojalá los nuevos gobiernos de las naciones obtengan el conocimiento y tengan la sabiduría, la visión y la fortaleza, para que puedan tomar las decisiones económicas  y políticas racionales, apropiadas y sensatas, en beneficio de los países, buscando el bienestar y la prosperidad de sus gentes, que son lo realmente importante.

Alejandro Uribe: Economía y Política
Ingeniero, Consultor de Empresas 

Jueves, 22 de Marzo de 2012